Trump afirma que renuncia de Evo es una advertencia para Maduro y Ortega

El mandatario estadounidense aplaudió a militares de Bolivia por "proteger" la Constitución.

Trump aplaudió a las Fuerzas Armadas de Bolivia por presionar a Morales para que renunciara a la presidencia./AFP.
Trump aplaudió a las Fuerzas Armadas de Bolivia por presionar a Morales para que renunciara a la presidencia./AFP.

Washington, Estados Unidos.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, destacó este lunes la renuncia del presidente de Bolivia, Evo Morales, como un "momento significativo" para la democracia en la región, que envía "una fuerte señal" a los gobiernos de Venezuela y Nicaragua, cuya autoridad Washington desconoce.

"Estos eventos envían una fuerte señal a los regímenes ilegítimos en Venezuela y Nicaragua de que la democracia y la voluntad del pueblo siempre prevalecerán", dijo Trump, en una declaración tras la dimisión de Morales el domingo en medio de multitudinarias protestas.

Trump, asimismo, elogió el papel de los militares, que forzaron la salida de Morales.

"Estados Unidos aplaude al pueblo boliviano por exigir libertad y a los militares bolivianos por acatar su juramento de proteger no solo a una sola persona", dijo el líder estadounidense.

En el comunicado, Trump también consideró que con la salida de Morales del poder se "preserva la democracia" en Bolivia.



"La renuncia ayer de Morales es un momento significativo para la democracia en el Hemisferio Occidental (...). Ahora estamos un paso más cerca de un Hemisferio Occidental plenamente democrático, próspero y libre", concluyó Trump.

Tanto Maduro como Ortega han denunciado la situación en Bolivia como un golpe de Estado y han mostrado su apoyo a Morales, tal y como también lo han hecho el mexicano Andrés Manuel López-Obrador, el cubano Miguel Díaz-Canel o el presidente electo argentino, Alberto Fernández.

El paradero de Morales es una incógnita después de que renunciase este domingo a su cargo forzado por los militares y que opositores asaltasen su domicilio.

Su renuncia llegó después de que anunciase la repetición de los comicios presidenciales y la renovación total del organismo electoral a raíz de las denuncias de irregularidades por parte de la Organización de Estados Americanos (OEA) en las elecciones del 20 de octubre, en las que fue reelegido.



El secretario general de la OEA, Luis Almagro, instó este martes al Legislativo boliviano a que se reúna de forma "urgente" y que "asegure el funcionamiento institucional" del país en un periodo de transición hasta los próximos comicios.

Sin embargo, países como México, que han ofrecido asilo a Morales, han reclamado al organismo interamericano un posicionamiento más efectivo.

La renuncia de Evo Morales a la presidencia dejó un vacío de poder en Bolivia que debe resolver en lo inmediato el Senado, luego de tres semanas de disturbios desencadenados por cuestionadas elecciones en las que el primer mandatario indígena del país buscaba un nuevo mandato.

La secretaría general de la OEA rechazó el lunes "cualquier salida inconstitucional" y reclamó al Poder Legislativo tomar cartas en el asunto de cara a la organización de nuevos comicios tras los realizados el 20 de octubre, impugnados por la oposición y por el organismo regional con sede en Washington.

Vea: Fotos: Así quedó residencia saqueada de Evo Morales en Cochabamba

La oposición denunció un fraude electoral tras la interrupción abrupta de la publicación de los resultados del escrutinio de conteo rápido en momentos en que comenzaban a anticipar una segunda vuelta, creando una situación de facto en Bolivia a partir de aquel momento.

En un comunicado, la oficina del secretario general de la OEA, Luis Almagro, pidió al Poder Legislativo de Bolivia reunirse "en forma urgente" para "asegurar el funcionamiento institucional y nombrar nuevas autoridades electorales que garanticen un nuevo proceso electoral".

La salida de crisis se encuentra en lo inmediato en manos del Senado de 36 curules. El oficialismo ocupa 25 bancas y la oposición once, por lo cual esta última necesita el respaldo de al menos ocho legisladores afines a Morales para llegar a sesionar con cuórum y decidir por mayoría.