Más noticias

Vaticano debatirá ordenar mujeres y hombres casados para la Amazonía

El asunto será examinado en un Sínodo que se celebrará en la Santa Sede del 6 al 27 de octubre. Se abordará además la deforestación, el abandono de los indígenas y la corrupción.

Expectativa. En enero, el Papa expresó: “Prefiero dar la vida antes de cambiar la ley del celibato”. AFP
Expectativa. En enero, el Papa expresó: “Prefiero dar la vida antes de cambiar la ley del celibato”. AFP

VATICANO.

El Vaticano desea dar una respuesta a los cientos de católicos de la Amazonia por lo se abrió a la posibilidad histórica de ordenar como sacerdotes a hombres casados y mujeres, mientras se compromete a luchar contra la devastación del llamado “pulmón del mundo”.

El tema será debatido durante el Sínodo de Obispos sobre la Amazonia que se celebrará del 6 al 26 de octubre en el Vaticano con la presencia del papa Francisco.

Se trata de una apertura inédita en la historia de la Iglesia y que ha sido planteada por algunos religiosos de esa enorme región selvática de Sudamérica en un documento oficial de trabajo sobre el tema, el “Instumentum laboris”.

El documento, divulgado ayer por la oficina de prensa del Vaticano, que lleva el título Amazonia: Nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral, fue publicado en tres idiomas (español, italiano y portugués) y está compuesto por 147 puntos divididos en 21 capítulos y tres partes.

En corto
1El territorio de la Amazonia comprende parte de Brasil, Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, Venezuela, Guyana, Surinam y Guayana Francesa; representa el 40% del área de bosque tropical global.

2La Amazonia tiene 7.8 millones de kilómetros cuadrados, de los cuales 5.3 millones de kilómetros están cubiertos por bosques tropicales. “Sólo en Brasil entre 2003 y 2017 se registraron 1,119 indígenas asesinados por defender sus territorios”, recoge el documento.

“El celibato es un don para la Iglesia, se pide que, para las zonas más remotas de la región, se estudie la posibilidad de la ordenación sacerdotal para personas ancianas, preferentemente indígenas, respetadas y aceptadas por su comunidad, aunque tengan ya una familia constituida y estable”, reza.

Se trata de debatir en sustancia sobre el celibato, instituido a partir del siglo X y que implica la obligación para los sacerdotes a permanecer castos.

El sínodo busca dar respuestas “al sufrimiento profundo de las comunidades indígenas y que no tienen acceso por meses o nunca a los sacramentos, como la comunión”, explicó a la prensa monseñor Fabio Fabene.

Datos
X a ese siglo se remonta la tradición del celibato, impuesto en parte para que se ahorrara la carga financiera de mantener a grandes familias y para garantizar que cualquier posesión del sacerdote pasara a la iglesia, y no a sus herederos.
1 sacerdote por cada 100,000 católicos se calcula que hay en la Amazonia; los sacerdotes de Brasil han presionado desde hace tiempo a la iglesia para que considere la ordenación de viri probati en las zonas más alejadas de la zona.

Con ese debate histórico para la iglesia, Francisco quiere dar una respuesta ante lo que llama “la ecología integral”, que tiene en cuenta “el clamor de la tierra y de los pobres”. Considerado el pontífice más sensible a los problemas ecológicos tras publicar en 2015 la encíclica Laudato Sí, el papa convocó la asamblea de obispos sobre la Amazonia con el fin de proteger a los pueblos de esa región que abarca nueve países.

Además de la apertura a los llamados “viri probati”, es decir a los hombres casados con funciones de sacerdote, la iglesia católica quiere reflexionar también sobre el papel de la mujer en esas zonas perdidas e inaccesibles.

En varias ocasiones el papa Francisco ha manifestado su apoyo a la posibilidad de que hombres casados puedan ser ordenados de manera de paliar la necesidad de sacerdotes en regiones remotas como la Amazonia.

Los partidarios de la flexibilización de la regla dicen que más hombres considerarían una vocación al sacerdocio si pudieran casarse, una solución segura a la disminución de los sacerdotes a nivel mundial.

Los detractores señalan que dicha flexibilización para la Amazonía generará peticiones para que se haga lo mismo en otras partes. Actualmente, se permite la ordenación de los hombres casados en la iglesia católica oriental y aquellos que hayan contraído matrimonio y que se convierten de iglesias protestantes pueden ser sacerdotes católicos.

Otros temas. El texto, basado en cuestionarios a los religiosos de la región, aparece también la preocupación y alarma por los graves problemas que afectan la Amazonia como la devastación de su territorio por grandes empresas, la corrupción, la inmigración hacia las ciudades, el abandono de los indígenas.

“Hay que exigir a los respectivos gobiernos que garanticen los recursos necesarios para la protección efectiva de los pueblos indígenas aislados”, reconocen algunos padres sinodales.

“El desafío que se presenta es grande: ¿Cómo recuperar el territorio amazónico, rescatarlo de la degradación neocolonialista y devolverle su sano y auténtico bienestar?” se interroga la iglesia que reconoce el valor de las culturas indígenas basadas en “integrar los seres humanos con la naturaleza”.