Más noticias

Venezolanos batallan por agua y comida tras apagón nacional

Desesperados, los venezolanos intentan conseguir agua y comida tras más de 100 horas sin energía eléctrica.

Cientos de personas sacaron agua del río Guaire, el más contaminado de Venezuela, para bañarse y cocinar tras la escasez generada por la falta de energía en los últimos días./AFP.

Caracas, Venezuela.

Los venezolanos luchaban por conseguir agua y víveres al entrar en el quinto día del peor apagón que hayan vivido, a raíz del cual el líder opositor Juan Guaidó convocó a protestas este martes contra el gobierno de Nicolás Maduro.

La emergencia, que afecta a 22 de los 23 estados, además de Caracas, mantiene intermitente el servicio en varios sectores, aunque hay zonas del interior sin luz desde el pasado jueves.

La recuperación es lenta, al punto que el gobierno prorrogó hasta el miércoles la suspensión de la jornada laboral y estudiantil.



"Hay un alto porcentaje del país incorporado al sistema eléctrico nacional", aseguró la noche del lunes Maduro, quien reportó la captura de dos supuestos culpables de lo que considera fue un "sabotaje".

El apagón colapsó el suministro de agua, ya de por sí deficitario, por lo que muchos intentan aprovisionarse en supermercados o fuentes naturales.

En una medida desesperada, un grupo de personas bajó al canal del contaminado río Guaire, en Caracas, para surtirse del líquido en una bocatoma ubicada a un costado. Fueron desalojadas por militares.

Otros no tuvieron más remedio que pagar en dólares o esperar por los camiones surtidores que prometió Maduro.



El mandatario socialista también anunció la distribución de comida y asistencia especial a hospitales, pero aún no hay evidencia de la entrega de alimentos.

En alguno lugares la comida está siendo cobrada en dólares por la escasez crónica de efectivo, en un país donde la más mínima compra debe pagarse en datáfonos, fuera de servicio por la falta de energía.

Este martes se reportaron saqueos en Maracaibo (noroeste).

Maduro atribuye el apagón a un "ataque cibernético y electromagnético de Estados Unidos y la oposición, que a su vez vincula la crisis con la "negligencia y corrupción" del gobierno.



Este lunes, el secretario de estado estadounidense, Mike Pompeo, cuyo país se está empleando a fondo para sacar a Maduro del poder, volvió a culpar al mandatario de la crisis generalizada del país petrolero, de 30 millones de habitantes.

Pompeo anunció por la noche en Twitter que Washington retirará a todos los diplomáticos que permanecen en su embajada en Caracas por el "deterioro de la situación en Venezuela" y porque la presencia de este personal "se ha vuelto una limitación para la política de Estados Unidos".

Vea: EEUU retira a todo el personal de su embajada de Venezuela

"Alarma nacional"

Debido a la emergencia eléctrica, Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por más de 50 países liderados por Estados Unidos, llamó a nuevas manifestaciones este martes en todo el país contra Maduro.

Además, el Parlamento de mayoría opositora declaró este lunes "alarma nacional" durante una sesión de emergencia, a pedido de Guaidó.

Pero aplicar ese estado de excepción resulta improbable debido a que Maduro cuenta con el apoyo de la Fuerza Armada y controla todas las instituciones, salvo el Congreso.

Guaidó argumentó que en el país existe una "catástrofe" que se cobra la vida de "decenas" de personas ante los problemas que enfrentan los hospitales para atender las urgencias, además de la escasez de agua y alimentos y las comunicaciones y el transporte interrumpidos o inestables.