Más noticias

Paul Manafort enfrenta sentencia de 25 años de prisión

El ex asesor de campaña de Trump recibirá hoy su sentencia por varios cargos de fraude bancario y fiscal.

Paul Manafort brindó millonarias consultorías políticas a Ucrania, violando varias prohibiciones de la ley estadounidense./AFP.
Paul Manafort brindó millonarias consultorías políticas a Ucrania, violando varias prohibiciones de la ley estadounidense./AFP.

Washington, Estados Unidos.

Paul Manafort, el exdirector de campaña del presidente Donald Trump, conocerá su sentencia este jueves tras haber sido declarado culpable de varios cargos de fraude, unos delitos que lo podrían llevar a la cárcel por el resto de su vida.

Manafort, que cumple 70 años en abril, fue condenado por un jurado de Virginia en agosto por fraude bancario y fiscal en un proceso que se desarrolló en Alexandría, en el estado de Virginia (este), que generó mucha atención mediática.

Este hombre, cuyos gustos caros fueron desvelados en el juicio --gastó un día 15.000 dólares por una chaqueta de piel de avestruz que hizo marcar con la "M"--, pero desde su arresto ha perdido parte de su esplendor.

En una de las audiencias apareció en silla de ruedas vestido con el traje de prisionero. Sus abogados explicaron que sufre de gota y que está acosado por los "remordimientos", por lo que pidieron clemencia en el proceso.

El caso Manafort surgió a raíz de la investigación llevada a cabo por el fiscal especial Robert Mueller sobre una posible connivencia entre Moscú y el equipo de campaña de Trump en las elecciones presidenciales de 2016.

En un duro mensaje la oficina de Mueller enfatizó sobre la gravedad de los delitos cometidos por Manafort y en el hecho de que violó repetida y deliberadamente la ley, y pidió una sentencia ejemplar.

Manafort "intenta echarle la culpa a los demás", no demostró que no pueda recibir los cuidados adaptados en prisión y presenta "un riesgo de reincidencia", escribió el fiscal Mueller, para el que no hay "ningún motivo para no aplicar" al exasesor de Trump "una condena ajustada a su conducta delictiva".

Vínculos en Ucrania

A lo largo de la investigación sobre las injerencias rusas en las elecciones estadounidenses de 2016, Mueller se interesó por el rol de Manafort, quien dirigió durante dos meses la campaña de Trump, pero que también tenía vínculos con ucranianos cercanos a Moscú.

En este marco, el exjefe del FBI descubrió pruebas de malversaciones financieras anteriores a 2016, entre ellas la omisión al fisco de más de 55 millones de dólares distribuidos en una treintena de cuentas en el extranjero. También se estableció que Manafort había engañado a los bancos sobre sus finanzas para obtener préstamos.

Mueller también demostró que Manafort había escondido su actividades de consultoría para el expresidente ucraniano Viktor Yanukóvich, apoyado por Moscú, lo que constituye una infracción a las legislaciones estadounidenses sobre grupos de presión.

Vea: Un indocumentado era el empleado de confianza de los hijos de Trump

Esta parte del proceso es objeto de una investigación separada ante un tribunal federal de Washington. En septiembre, Manafort aceptó declararse culpable y cooperar con Mueller, con la esperanza de obtener una reducción de condena.

Pero, según la justicia, Manafort no cumplió con lo prometido y siguió mintiendo a los investigadores, en especial sobre sus vínculos con un antiguo socio llamado Konstantin Kilimnik que, según Estados Unidos, es sospechoso de estar vinculado a los servicios de inteligencia rusos.

Su pena en el segundo proceso se conocerá el 13 de marzo.

Para Manafort, su última esperanza es que Trump dijo que no descartaba la posibilidad de otorgarle un perdón presidencial.