El sueño americano también ilusiona a los niños migrantes

A su corta edad comprenden lo peligroso que es el viaje para llegar a EEUU, la tierra prometida.

Padres han viajado en la caravana con sus pequeños dejando todo en busca de oportunidades. Foto: AFP/Archivo
Padres han viajado en la caravana con sus pequeños dejando todo en busca de oportunidades. Foto: AFP/Archivo

Tapachula, México.

El sueño americano también atrapa a los niños migrantes. De origen hondureño, Jonathan, al igual que más de 3,000 menores que acompañan a migrantes adultos, tiene como objetivo llegar a Estados Unidos "para estudiar y ser alguien en la vida".

El niño, de 12 años, acompaña a su padre en la nueva caravana migrante que ha llegado a México en las últimos días y por ahora permanece en el albergue libre en la zona fronteriza entre México y Guatemala.

A su edad dice comprender lo que sufre su familia en Honduras y lo peligroso que es este viaje para llegar a Estados Unidos, la tierra prometida.

"Vamos hacia los Estados Unidos, es un viaje peligroso y largo, dicen que es muy peligroso, pero vamos a hacer el esfuerzo de llegar y si no quedaremos en México", contó a Efe.

Lea más: Pedir asilo desde México tendrá efectos nefastos, dicen expertos

Jonathan es el segundo hijo de la familia Palma Navarro y para buscar su sueño dejó atrás todo: amigos, colegio y familia. Ahora camina junto a su padre en esta travesía hasta la frontera, donde espera reunirse con sus familiares para intentar cruzar hacia la Unión Americana, ilusión que es la que lo mueve.

"Allá podemos tener mejores estudios y ser alguien en la vida", declara firme.

Su corta edad no le impide tener claro que es lo que quiere ser "de grande" (adulto), pero por el momento Jonathan muestra interés por jugar, pintar, escuchar música, dibujar rostros y coches, dice el chico mientras dibuja y pasa el tiempo bajo la sombra de un árbol.

Su padre, Eduardo, ayudante de albañilería, contó que para él es prácticamente imposible llevar a cabo una mejora o reparación en su hogar por la falta de recursos, y por eso tomó la decisión de unirse a la caravana.

Lea más: EEUU abrirá un nuevo albergue temporal para solicitantes de asilo en San Diego

"Desde hace ocho años no tengo un trabajo digno para poder comer y darle estudios a mis hijos, yo quiero lo mejor para ellos pero no se puede y es por eso hay que buscar alternativas, como recoger basura, y por eso no nos quedó de otra que intentar llegar a Estados Unidos"

Padre e hijo permanecen desde hace 10 días en el albergue guatemalteco de Tecún Umán, lograron su visa humanitaria en México y ahora esperan a que se forme un grupo de visitantes para partir hacia la frontera norte de México, la que limita con Estados Unidos.

Pero en esta zona, mientras unos esperan, otras familias arriban, como los Mendoza, quienes llegaron justo cuando el programa de ayuda humanitaria cerró temporalmente sus puertas.

Lea más: EEUU devuelve a primer migrante hondureño solicitante de asilo

"Venimos ayer con nuestros cuatro hijos y hoy fuimos a la frontera, con la gente del Instituto Nacional de Migración, y nos dijeron que el jueves iban a intentar resolver el problema, esperemos que haya oportunidad para darnos el pase", contó a Efe el jefe de la familia.

Hasta el momento el INM ha otorgado más de 6,000 tarjetas de visita humanitaria a la mitad de los 12,000 centroamericanos que la han solicitado, la cual les otorga la permanencia durante un año en el territorio mexicano.

Ante el número de migrantes que se han apostado en el parque central de Tapachula, organizaciones empresariales del Estado de Chiapas manifestaron a los gobiernos estatal y municipal su preocupación por las posibles consecuencias que genere el ingreso de las caravanas de centroamericanos. EFE

La Prensa