Más noticias

"Se hizo todo lo posible para evitar muerte de niños": jefe de frontera de EEUU

McAleenan hizo esta afirmación después de que en el día de Nochebuena un niño guatemalteco de ocho años muriese en un hospital del estado de Nuevo México.

Decenas de niños viajaron con sus padres rumbo a los Estados Unidos en la caravan migrante que partió desde Honduras el pasado mes de octubre.
Decenas de niños viajaron con sus padres rumbo a los Estados Unidos en la caravan migrante que partió desde Honduras el pasado mes de octubre.

Estados Unidos.

El comisionado de la Patrulla Fronteriza de EEUU, Kevin McAleenan, aseguró hoy que los agentes de ese cuerpo migratorio hicieron todo lo posible para evitar la muerte de los dos niños guatemaltecos que fallecieron bajo su custodia en diciembre.

"Nuestros agentes hicieron todo lo posible para salvarles la vida tan pronto los niños empezaron a manifestar síntomas de sus enfermedades", señaló McAleenan.

McAleenan hizo esta afirmación después de que en el día de Nochebuena un niño guatemalteco de ocho años muriese en un hospital del estado de Nuevo México, tras haber estado bajo la custodia de la policía fronteriza durante más de una semana.

Este fue el segundo niño que muere en las últimas semanas bajo custodia de las autoridades, ya que el 8 de diciembre la guatemalteca Jakelin Caal Maquín, de 7 años, falleció en un hospital de El Paso (Texas, EE.UU.) tras haber cruzado ilegalmente la frontera desde México junto a su padre.



En este sentido, McAleenan señaló que los fallecimientos de los dos niños guatemaltecos fueron "absolutamente devastadores" para el cuerpo de agentes fronterizos.

"Hacía más de una década que un niño no moría en cualquier parte de nuestros procesos", indicó el comisionado de la CBP.

Para evitar que estas tragedias se repitan, McAleenan explicó que él y la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, han ordenado a los funcionarios de la frontera que realicen controles médicos a todos los menores de 18 años que ingresen en el proceso migratorio y a los que están ya bajo custodia federal.

"También estamos tratando de cambiar el sistema para que tengamos la capacidad, ya sea con médicos o asistentes médicos, para realizar un control de admisión inicial para que sepamos si un niño está sano cuando llega a la frontera", argumentó el funcionario.