Niña guatemalteca que murió deshidratada brincó alegre cuando supo que iba para Estados Unidos

La muerte de Jakelin Amei Rosmery Caal Maquin de siete años, quien murió en custodia de EEUU, ha consternado. A sus papá le otorgaron una visa humanitaria.

Una fotografía de la pequeña Jakelin Amei Rosmery Caal Maquin. Cortesía Telemundo.
Una fotografía de la pequeña Jakelin Amei Rosmery Caal Maquin. Cortesía Telemundo.

Ciudad de Guatemala.

Cuando la pequeña Jakelin Amei Rosmery Caal Maquin, quien el pasado 3 de diciembre había cumplido siete añitos, se dio cuenta de que dejaría su aldea y viajaría a Estados Unidos junto a su padre brincaba de alegría.

"La niña brinca de alegre que iba a llegar a los Estados Unidos, contentísima, pero nadie ni ella sabía que iba a quedar de una sola vez allá", dijo consternado Domingo Caal, abuelo de la pequeña al ser entrevistado por la cadena CNN.

La tristeza es tan grande que en la entrada de la humilde vivienda, la familia puso una pequeña cruz blanca con el nombre de la pequeña.

Una niña originaria de Raxruha, región de Alta Verapaz, Guatemala, fue detenida por la policía de frontera del estado de Nuevo México. Ella falleció bajo custodia de las autoridades estadounidenses, un caso que ilustra la dramática realidad de miles de niños que entran ilegalmente a Estados Unidos con sus padres.

LEA: Consternación por muerte de niña migrante de 7 años

Además: EEUU niega cualquier responsabilidad en la muerte de niña guatemalteca

Su madre Claudia Maribel Maquin está en estado de shock, no puede creer que no verá crecer a su pequeña, quien tiene hermanos de 8, 5 y una bebé de seis meses.

Domingo asegura que su hijo Nery Gilberto Caal, padre de la menor, se vio obligado a buscar otras maneras de sobrevivir. "Para nosotros es difícil porque sinceramente la necesidad es grande. Hizo un esfuerzo en busca de mejores oportunidades, Nery hizo todo lo posible por permanecer en su tierra", expresó.

El anciano, quien es el único que habla español en la aldea donde su lenguaje es quekchí, dijo que lo único que sabe es que a su hijo le concedieron una visa humanitaria.

Además de la tristeza que embarga a esta humilde familia por haber perdido a la pequeña, les preocupa la deuda de siete mil dólares para que Nery viajara. La esperanza era que pasaran y poder salir de la crisis.

niña guatemala2(800x600)
La cadena CNN llegó hasta la vivienda de la familia Jakelin Amei Caal Maquin donde colocaron una cruz blanca.

Cómo ocurrió

El Departamento de Seguridad Interior (DHS) informó que el 8 de diciembre una niña murió en un hospital de El Paso, en Texas, menos de 24 horas después de que un grupo de 163 migrantes fueran detenidos en una zona remota de Nuevo México.

Las autoridades indicaron que siguieron los protocolos adecuados y que ahora hay que esperar los resultados de la autopsia que podrían tardar varias semanas. El DHS anunció que se realizará una investigación y que los resultados se presentarán al Congreso y serán públicos.

En un informe consular, las autoridades guatemaltecas dijeron que un grupo de migrantes entre los que estaba el hombre de 29 años y su hija de siete fueron detenidos en la noche del 6 de diciembre por las patrullas fronterizas estadounidenses en Nuevo México.

"De acuerdo a la información oficial en el trayecto hacia la estación de la patrulla fronteriza de Lordsburg, la niña presentó un cuadro de fiebre y vómitos", lo que requirió que los paramédicos la atendieran para estabilizarla, indicaron las autoridades consulares guatemaltecas, que informaron que en la mañana siguiente el estado de la niña se había agravado.

Cuando la menor llevaba ocho horas detenida comenzó a tener convulsiones, de acuerdo con el DHS. Entonces fue examinada y como tenía más de 40 ºC de fiebre, las autoridades decidieron trasladarla en una ambulancia aérea a El Paso. Pese a que en el hospital logró ser reanimada tras haber sufrido un paro, la niña murió.

Tras la muerte de su hija, el hombre fue asistido por el consulado de Guatemala, que lo ayudó con un intérprete ya que su lengua materna es el quekchí y no el español.

La Prensa