El testimonio de la madre migrante hondureña cuya foto se volvió viral

El pasado domingo un grupo de emigrantes intentó cruzar a frontera de Estados Unidos. Fueron recibidos con gases lacrimógenos.

María Meza sostiene una bomba lacrimógena lanzada por militares estadounidenses.
María Meza sostiene una bomba lacrimógena lanzada por militares estadounidenses.

Redacción.

"Yo ahí me sentía triste, con miedo y con ganas de llorar, fue donde agarré mis hijas para correr en ese momento. Yo pensé que mis hijos se me iban a morir allí junto conmigo por el gas que absorbimos", relató la emigrante hondureña María Meza al portal de noticias Infobae desde su improvisado refugio apostado en Tijuana, México.

La hondureña tiene 35 años y es madre de cinco hijos. Ella contó que llegó a Tijuana la semana pasada con la primera caravana migrante y que el pasado domingo 25 un grupo decidió acercarse a la frontera con Estados Unidos para solicitar asilo, pero fueron bloqueados por la policía mexicana.

Comenzaron a protestar y los ánimos se caldearon. Fue entonces cuando varios emigrantes intentaron cruzar la valla fronteriza y comenzaron los disparos de gas lacrimógenos de los militares estadounidenses. Se formó una estampida y todos huyeron.

Meza iba acompañada de sus hijas gemelas Saira y Cheili, de tres años, y de Jamie de 13 años.

"Salimos corriendo y caímos al lodo y de allí cuando yo quise subir para arriba no pude y otro muchacho me agarró de la mano y me ayudó a subir", contó la hondureña.

Un fotógrafo de una agencia internacional inmortalizó el momento en que Meza y sus hijas huían desesperadamente de los gases estadounidenses. La foto se volvió viral y generó el repudio entre la opinión pública, incluyendo a estrellas como Anne Hathaway, Eva Longoria y Kate del Castillo que la compartieron en sus redes sociales.

"No lo esperaba, nunca pensamos que ellos nos iban a tirarnos esas bombas, peor donde estaban los niños, porque habían muchos niños pues allí, había más niños con madres allí", recordó Meza.

Tensión en la frontera México-Estados Unidos

El Gobierno de Estados Unidos decidió cerrar el puerto fronterizo de San Ysidro, entre San Diego y Tijuana (México), después de que cientos de migrantes rompieran un cerco de la policía mexicana con la intención de entrar ilegalmente al país, informaron fuentes oficiales.

Mientras que el presidente norteamericano, Donald Trump, justificó el uso de los gases y negó que ese agente químico se usara contra niños, como han denunciado numerosas organizaciones.

Los agentes migratorios "tuvieron que usarlo, porque les venía una avalancha de gente muy dura, y usaron gas lacrimógeno. Lo importante es esto: nadie va a entrar en nuestro país a no ser que entre legalmente", dijo Trump en declaraciones a la prensa en la Casa Blanca, antes de viajar a Misisipi para dar un mitin.

Preguntado por si es aceptable usar gas lacrimógeno contra menores, Trump respondió: "No lo hicimos. No lo usamos contra niños".

LEA TAMBIÉN: México pide a EEUU que investigue uso de gases lacrimógenos en frontera

El jefe de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés), Kevin McAleenan, dijo hoy a la cadena televisiva CNN que fueron "más de 1.000" los migrantes que "intentaron entrar ilegalmente en EE.UU. en grandes grupos".

Usar gas lacrimógeno "evitó que empeorara una situación que ya era peligrosa", argumentó McAleenan.

Al menos 69 inmigrantes fueron detenidos cuando trataban de entrar ilegalmente a Estados Unidos, según el funcionario, quien añadió que las "rocas" que lanzaron algunos indocumentados golpearon a cuatro agentes fronterizos, aunque estos iban protegidos por sus uniformes y no resultaron gravemente heridos.

A pesar de todas las adversidades que ha atravesado desde que en octubre pasado partió desde Honduras con la caravana migrante, María Meza no pierde las esperanzas de lograr establecerse en otro país.

"Diosito es el único que nos van a abrir las puertas para ver si podemos entrar para adentro o si nos quedamos aquí en Tijuana y que nos puedan dar tal vez algún papel para quedarnos trabajando aquí", dijo ilusionada.

Y añadió, "yo soy una madre que necesito empleo, trabajo para sacar a mis hijos adelante".