Más noticias

‘Visas de oro’, boleto de entrada de delincuentes a Europa

Algunos países del bloque han estado vendiendo la residencia e incluso el pasaporte a migrantes con dinero

La venta de documentos de residencia o ciudadanía mueve millones en Europa, denuncian organismos no gubernamentales.
La venta de documentos de residencia o ciudadanía mueve millones en Europa, denuncian organismos no gubernamentales. / Fotos: iStock/Getty

Redacción

Se podría creer que Europa no quiere a los inmigrantes., pero de acuerdo con las denuncias de varias oenegés, sería más acertado decir que Europa no quiere a los inmigrantes pobres.

Desde el estallido de la crisis financiera internacional en el 2008, las arcas de un buen número de estados europeos han estado necesitadas de nuevas fuentes de ingresos que no sean los impopulares aumentos de impuestos.

Por este motivo estos países comenzaron a vender el derecho de residir en ellos e incluso el derecho de hacerse ciudadano.

A cambio de ciertas inversiones como bienes inmuebles o compra de bonos, cualquier persona de fuera del continente puede “comprar” su estadía en el país obteniendo papeles legales.

Estas operaciones, a las que se ha dado en llamar “visas de oro” tienen un lado oscuro, pues sirven de entrada a personas buscadas en sus países de origen debido a sus actividades criminales.

Organismos como Transparencia Internacional denuncian esta clase de programas le abren la puerta al lavado de dinero, pues los fondos que se aportan son, en algunos casos, de dudosa procedencia.

Entre los países que “venden” la residencia en ellos a través de programas de gobierno, figuran Austria, Bulgaria, Chipre, España, Francia, Grecia, Holanda, Irlanda, Letonia, Luxemburgo, Malta, Portugal y el Reino Unido.

De estos, Austria, Bulgaria, Chipre y Malta llegan a vender incluso sus pasaportes.

De acuerdo con los cálculos de las oenegés, estos programas representan unos 25,000 millones de euros en ingresos.

Países como España (casi 1,000 millones de euros), Chipre (914 millones), Portugal (670 millones) y Reino Unido (498 millones), encabezan la lista de países que más ingresos obtienen de esta forma.

A este respecto Transparencia Internacional advierte que este sistema permite a “individuos corruptos, criminales o con perfil de riesgo entrar en la Unión Europea” y añade que dicha situación “crea un sistema corrupto en el seno del Estado”.

Eurodiputados del Parlamento Europeo han pedido ponerle fin a esta práctica en tanto que la Comisión Europea prepara un informe de la situación, el cual presentará en noviembre próximo.