12/05/2022
07:32 AM

Más noticias

Xiomara Castro asume como presidenta de Honduras

“Prometo ser fiel a la República, cumplir y hacer cumplir la Constitución y sus leyes”, expresó Xiomara Castro al ser juramentada como la nueva presidenta de Honduras.

Tegucigalpa, Honduras.

Con la frase al unísono del público de “¡sí se pudo!”, Xiomara Castro, acompañada de su esposo Manuel Zelaya subieron este mediodía al estrado principal para recibir en medio de un profundo júbilo la banda como la nueva presidenta de Honduras.

Luis Redondo, presidente de una de las juntas directivas del Congreso Nacional, dio por iniciada la sesión. Posteriormente se aprestó para acompañar a la jueza Karla Lizeth Romero, quien juramentó oficialmente a Xiomara Castro como la presidenta constitucional de Honduras para el período 2022-2026.

”Ciudadana presidenta electa de la República de Honduras, en cumplimiento al artículo 244 de la Constitución, me hago presente para tomar su promesa de ley, sosteniendo la Constitución y en compañía del ingeniero Luis Redondo”, comenzó diciendo la jueza, a lo que Xiomara Castro respondió: “Prometo ser fiel a la República, cumplir y hacer cumplir la Constitución y sus leyes”, seguidamente la jueza dijo: “Queda usted en su cargo”.

Xiomara Castro disertando su discurso como presidenta de Honduras.

Tras la imposición de la banda presidencial mientras retumbaban entre las montañas que rodean a Tegucigalpa los disparos de cañón de las Fuerzas Armadas y bajo la interpretación de la Banda de los Supremos Poderes, se entonaron las notas del Himno Nacional de Honduras.

Xiomara Castro, una vez juramentada, se dirgió a toda Honduras a través de su primer discurso como presidenta, marcando un hito histórico en el país.

Durante su discurso, la presidenta aludió a la alta tasa de pobreza del país, alrededor del 70%, la corrupción y la falta de transparencia de los gobiernos anteriores.

“Honduras enfrenta una tragedia social y económica, Honduras ha sido hundida en los últimos 12 años y ahora el país lo recibo en bancarrota. La catástrofe económica que recibo no tiene precedentes y ha impactado en la vida de la gente, somos el país más pobre de América Latina y sus cifras solo nos explican las caravanas compuestas por miles de migrantes que huyen a México y Estados Unidos para subsistir”, señaló la gobernante.

”¡No más narcotráfico, no más sicariato, no más crimen organizado!”, exclamó Xiomara, al tiempo que mencionó que “transformaremos los diferentes cuerpos del Estado de manera paulatina para que se conviertan en colaboradores de la población. Vamos a trabajar fuerte en cuatro sectores reclamados constantemente: educación, salud, seguridad y empleo”.

Al cierre de su discurso juramentó a los integrantes de su gabinete de gobierno y fue felicitada por los presentes, para luego hacer un nuevo y breve recorrido para saludar a la población.

“Nos sentimos reconocidos, hemos recibido una invitación para estar acá y poder libremente expresarnos, eso nunca se había dado”, aseguró Pepe Palacios, ingeniero de 50 años que ondeaba la bandera de la diversidad en la investidura.

La ceremonia tuvo como invitados estelares a la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, al Rey de España, Felipe VI y al vicemandatario taiwanés William Lai

Crónología

Más temprano, la pareja presidencial hizo un recorrido sobre la pista atlética del estadio Nacional para saludar a todo el público en las graderías, al igual que a los distintos diplomáticos y demás personas presentes.

Los miembros de las Fuerzas Armadas (FFAA) llevaron a cabo un desfile portando el Pabellón Nacional, así como las banderas de los países de los diplomáticos y jefes de Estado que llegaron a la investidura.

Xiomara Castro y Manuel Zelaya caminado sobre el estadio Nacional durante la toma de posesión.

También hicieron un largo recorrido en caravana de vehículos y entre la muchedumbre que gritaba de emoción por la toma de posesión. Xiomara Castro entró al estadio Nacional pasadas de las 11:00 am, acompañada de su esposo Manuel Zelaya, sus cuatro hijos y otros miembros de su familia.

La familia presidencial comenzó su tránsito a las 10:00 am sobre el bulevar Suyapa mientras eran custodiados por la Guardia de Honor Presidencial y miembros de las fuerzas especiales.

Luego de celebrarse una misa, Castro y Zelaya se subieron sobre la parte trasera de un vehículo tipo jeep, se colocaron los sombreros muy a su estilo y procedieron a externar sus saludos a la aglomeración de seguidores, quienes aprovecharon para sacar sus teléfonos y captar múltiples fotografías del histórico momento.

Xiomara Castro y Manuel Zelaya saludando a la multitud antes de llegar al estadio Nacional.

El recorrido implicó una amplia caravana donde simpatizantes gritaban con emoción frases como “¡sí se pudo!”, mientras tenían de cerca a Xiomara Castro, quien en su rostro retrataba sentimientos de nostalgia, euforia y agradecimiento.

Simultáneamente, Luis Redondo, presidente de una de las juntas directivas del Congreso Nacional, arribó al estadio Nacional para imponerle la banda presidencial a Xiomara Castro.

Alternamente hicieron su recorrido las diferentes delegaciones internacionales, diputados del Congreso Nacional, invitados especiales, designados presidenciales y miembros del gabinete del nuevo Gobierno, quienes fueron recibidos con ovación.

Fue a las 9:00 am cuando Xiomara Castro asistió como creyente católica a la misa en una ermita de la virgen de Suyapa, patrona de Honduras, La presencia de Castro detonó una algarabía entre la multitud que la esperaba con ansias desde horas tempranas.

Xiomara Castro y su familia dentro de la hermita de Suyapa en la capital.

Xiomara Castro llegó a bordo de un lujoso vehículo conducido por su esposo Manuel Zelaya, ambos vestidos elegantemente para la gran fiesta cívica.

Después de saludar a los cientos de simpatizantes, a las 10:00 am ingresaron a la iglesia para recibir la bendición por parte de monseñor Ángel Garachana y previo a la investidura. La misa se desarrolló en menos de una hora debido a la apretada agenda de la toma de posesión presidencial.

EL matrimonio Zelaya Castro llegando a la basílica de Suyapa.

Miles de hondureños procedentes de diferentes regiones del país comenzaron de manera ordenada a hacer largas filas desde las primeras horas del día para asistir a la toma de posesión de Xiomara Castro, quien el 28 de noviembre pasado ganó de forma abrumadora las undécimas elecciones generales consecutivas desde 1981, después del retorno al orden constitucional en 1980.

Arriba de las 8:00 am, los encargados de la seguridad determinaron cerrar los portones del estadio Nacional debido a que se llenaron las graderías. Varios ciudadanos, ante la medidas, reaccionaron molestos debido que deseaban mirar de cerca la ceremonia de investidura presidencial.

Las filas para ingresar al estadio de Tegucigalpa se formaron desde antes de las 6:00 de la mañana, pormiles de personas que acompañarán a Castro, primera mujer en llegar al poder en Honduras.

Mientras las graderías del estadio Nacional se llenaban de ciudadanos, se alistaba todo para que la nueva mandataria, congresistas y otros funcionarios asistiesen a una misa en la basílica de Suyapa.

Pasadas de las 7:00 am comenzaron a realizarse actividades artísticas para amenizar la previa de la toma de posesión en el Nacional, con la participación de la danza Guancasco Lenca; danza garífuna; danza folclórica; danza árabe; danza misquita; teatro dirigido por Tito Estrada; chimeneas de Santa Bárbara; la participación del comediante Víctor de la Rosa; Los Manantiales del Jalán; Franco Lagos y su banda; William Lagos; Zona Caliente; Sonora Dinamita de El Salvador; el grupo Santa Fe; Diablos Negros; Pez Luna; Café Guancasco; Siddartha; los cantantes Alberto Laínez “Aullador”; Fer King; Rodolfo Bueso; Jacky Espinal; la banda internacional Los Guaraguao y el cantante de bachata Héctor Acosta, mejor conocido como “El Torito”.

Por otro lado, en la base aérea Hernán Acosta Mejía, aeropuerto Toncontín, aeropuerto de Palmerola y en la Fuerza Aérea Hondureña llegaron las últimas delegaciones extranjeras. Al menos 40 líderes mundiales estuvieron en la investidura de Xiomara Castro.

Todo listo para la toma de posesión de Xiomara Castro de Zelaya en Tegucigalpa.

Diversas calles de la capital hondureña permanecieron cerradas, todo en un ambiente festivo que se reflejaba en los transeúntes. Familias enteras llegaron aplicando estrictas medidas de bioseguridad, muchos de ellos cargando la Bandera Nacional de Honduras, la bandera del Partido Libre y carteles con mensajes alusivos a la esperanza.

En los alrededores del estadio permanecían instalados miles de miembros de la Policía Nacional y Policía militar para constatar el cumplimiento de las medidas de seguridad.

Momento en que hondureños hacían fila para poder entrar al estadio Nacional.

Son cerca de 11,000 miembros de seguridad los que custodiaron la toma de posesión a la que asistieron delegaciones de 57 países.

Algunas de las restricciones para la población que asistió al evento fueron: el ingreso de bebidas embotellada, objetos corto punzantes, pólvora, armas de fuego, entre otras.

En tanto, las rutas restringidas en su totalidad fueron: el bulevar Suyapa, barrio Morazán, La Hoya, Paseo Alameda, Avenida Juan Pablo ll, 1era, 2da y 3era avenida de Comayagüela. Mientras que las rutas restringidas de forma parcial fueron: los bulevares FF.AA, Comunidad Económica Europea, Centroamérica, Morazán, Kuwait y el Anillo Periférico.

Dispositivos de seguridad instalados en las afueras del estadio Nacional.

Xiomara Castro, en medio de una división a lo interno de su institución política, invitó recientemente a Luis Redondo para que le tomara la promesa de ley como presidente del Congreso Nacional y en esfuerzo de última hora propuso a Jorge Cálix, el otro proclamado presidente del Congreso Nacional, que lo acompañara en su gabinete como coordinador general.

“12 años de lucha y 12 años de resistencia. Hoy inicia el gobierno del pueblo. ¡Buenos días, Honduras!”, citó más temprano Xiomara Castro a través de sus redes sociales.

Castro sucedió en la presidencia de Honduras a Juan Orlando Hernández, del conservador Partido Nacional, quien ejerció desde 2014 y anoche se despidió con un mensaje en cadena nacional de radio y televisión en el que resumió lo que para él fueron los principales logros de su mandato y le deseó “lo mejor” al nuevo gobierno que asumió hoy.

Lea: Lista de los funcionarios que integrarán el gabinete de Xiomara Castro

Con un gran respaldo popular, traducido en más de 1.7 millones de votos obtenidos en las elecciones generales del 28 de noviembre de 2021, Xiomara Castro (62 años) se convirtió este día en la décimo presidente de Honduras después de una década de buscar el poder.

Xiomara Castro abre una nueva era al convertirse en la primera mujer presidenta en la historia de Honduras y cierra un largo período de 12 años de tres gobiernos del Partido Nacional.

Xiomara Castro, de primera dama a primera presidenta de Honduras

Xiomara Castro forjó su liderazgo encabezando las protestas a partir del año 2009, 13 años después la dirigente de izquierda se convirtió en la primera mujer en gobernar Honduras.

“Por primera vez una mujer asume la presidencia de la República después de 200 años de ser gobernados solamente por hombres (...) Tengo el compromiso de que se respete el derecho de la mujer”, comentó Castro en noviembre pasado.

“Se necesita una mujer que asuma la presidencia y que maneje los fondos con transparencia”, dijo durante su campaña.

Madre de cuatro hijos y abuela, Castro nació en Tegucigalpa, la capital, y se casó a los 16 años. Licenciada en Administración de Empresas, a sus 62 es una mujer de negocios y dirige sus haciendas de ganadería, lechería, maderas y cultivos, junto con su esposo.

Lleva sombrero y viste de mezclilla cuando está en el terreno. De hablar pausado, pero firme, suele dirigirse a sus simpatizantes con un tono maternal y conciliador.

Relacionada: ¿Quién es Xiomara Castro, la primera mujer en ser presidenta de Honduras?

Castro puso fin a una seguidilla de gobiernos de derecha desde la caída de su esposo en 2009. Alcanzó la presidencia en su segundo intento con una coalición liderada por su partido, Libertad y Refundación (Libre). En las elecciones de 2013 perdió por estrecho margen ante Hernández.

Castro dejó el papel protocolar de primera dama y se lanzó a las calles a defender a su esposo, quien fue derrocado el 28 de junio de 2009, el último año de su gobierno.

Castro asegura que, por la experiencia de su esposo, va a tener “al mejor asesor en casa presidencial”.

“Le espera una tarea difícil, doblemente difícil porque es mujer”, dijo la vicepresidenta de Argentina, Cristina Kirchner, en alusión al machismo que impera en la política.

Aunque Juan Carlos Sikaffy, el líder del los empresarios hondureños, señaló que “doña Xiomara no es ‘Mel’ Zelaya”. La “conocemos desde hace tiempo, es una señora seria, eso de ideologías son telarañas en la cabeza”, consideró.

Castro asegura que propone un “socialismo democrático a la hondureña”, sin modelos importados y promete a los empresarios garantías para sus inversiones.

“Va a ser un gobierno más parecido al de la señora Bachelet [Chile] o de Pepe Mujica [Uruguay]”, comentó Raúl Pineda, analista y exlegislador del Partido Nacional.

“No te conozco, pero te presiento por la trayectoria tuya, de tu pareja y la historia de tu pueblo. Te deseo de todo corazón que tengas la apertura, el apoyo, la solvencia y el apoyo necesario para darle un respiro a tu pueblo”, le dijo Mujica a través de un video.

Castro logró un discurso convincente que aglutinó a tres candidatos presidenciales que optaron por renunciar y sumarse a sus filas, entre ellos Salvador Nasralla, quien la acompaña en la vicepresidencia.

Al Partido Salvador de Honduras (PSH) de Nasralla le prometió la presidencia del Congreso, situación que generó un cisma en Libre y la elección de dos juntas directivas en el Legislativo, una con aliados y otra con disidentes y opositores, complicando el liderazgo de Castro, que negocia para resolver la crisis.

“Xiomara es una mujer dulce, pero fuerte de carácter”, detalló el expresidente Zelaya, con quien está casada hace más de cuatro décadas.

“Ella me acompañó increíblemente porque sin su apoyo no hubiera podido llegar a la presidencia. Así es el destino, ahora yo la acompaño”, sostuvo el exmandatario.