San Pedro Sula, Honduras.

Representantes de turismo y sociedad civil de la zona norte esperan que las autoridades de Gobierno pongan mayor interés para mejorar el funcionamiento en el aeropuerto Ramón Villeda Morales.

El tema de la torre de control encendió las alarmas, ya que otra tormenta eléctrica podría provocar daños mayores y dejar inhabilitada por más tiempo la terminal aérea.

Carlos Flores, exgerente del aeropuerto Villeda Morales y actual gerente de Apt Tour, refirió que de 1996 al 2002 fue administrador del aeropuerto y en esos seis años la única vez que no operó la torre de control fue para el huracán Mitch.

La torre de control es el motor de los aeropuertos. El contrato inicial de Interairports establecía que el operador debía dar mantenimiento a la torre, pero en el gobierno del expresidente Ricardo Maduro se modificó el contrato”, explicó Flores.

Los ingresos que recibe el Estado por concepto de protección de vuelo, según el exfuncionario, deberían invertirse en el mantenimiento y la renovación de equipo, sin embargo, no se han hecho. Los últimos se realizaron con un préstamo del Gobierno de España en 1990.

Solo en 1996, la administración del aeropuerto entregó L308 mil al Gobierno en gastos de apoyo a la Dirección Nacional de Aeronáutica Civil; en 1997, L803 mil; en 1998, L888 mil, y en 1999, L1.4 millones.

Perjudicados

En tanto, los turoperadores harán una petición a las autoridades de Gobierno para que eviten que, por problemas de renovaciones que tienen solución, se den inconvenientes en el flujo de los vuelos.

Flores dijo que las grandes molestias que se provocan a los clientes son los atrasos para llegar a sus destinos y las aerolíneas tienen mayores costos, porque aterrizar en otras terminales aéreas les genera nuevos pagos.

Marcela Pineda, promotora de turismo, dijo que cuando los aeropuertos se paralizan los proyectos de promoción para el país se van a pique, pues las programaciones diarias son mal vistas ante los visitantes extranjeros.

En los próximos meses, Aeronáutica Civil contará con fuentes de emergencia que deberán activarse cuando se dañen las principales.

Se ha previsto que al menos cuatro Backups se instalarán en los aeropuertos Toncontín, de Tegucigalpa, y Ramón Villeda Morales, de San Pedro Sula.