San Pedro Sula, Honduras.

La intervención de la báscula en el botadero municipal reveló que diariamente entran al botadero 606 toneladas de basura doméstica, que equivale al 69% de cobertura del servicio, con una población calculada en menos de un millón de habitantes, según el Instituto Nacional de Estadística.

La Municipalidad paga al contratista de acuerdo al peso que reporta la báscula, y por años se manejó que entraban al botadero entre 1,200 y 1,500 toneladas, cantidades que no eran las reales.

El botadero fue intervenido luego que se nombrara una comisión ad hoc para conocer la realidad del sistema de recolección, que dejó al descubierto una serie de situaciones que la actual administración ha venido mejorando .

Ese informe se elaboró en septiembre del 2014 y establece una serie de recomendaciones, pero fue aprobado hasta la semana anterior por la Corporación, a días de dar la orden de inicio de operaciones a Sulambiente.

En este momento se está haciendo una segunda intervención al botadero a fin de dar los primeros pasos y transformarlo en un verdadero relleno sanitario.

Irregularidades

En la primera intervención se comprobó que los camiones recolectores que ingresan al botadero incrementaban su peso en báscula con pepenadores a bordo. Además ingresaban camiones con piedras y con basura humedecida a propósito, esto para subir el peso.

Como resultado de la comparación de la proyección del peso de la basura que ingresa a diario en el botadero y de los valores reportados y pagados en el año 2012 y 2013 por la Municipalidad, se concluyó que hubo una sobrevaloración en la recolección de 65.3% en el 2012 y un 48.1% en el 2013.

Es decir, se reportaron promedios diarios superiores a 1,000 toneladas, versus las 606 toneladas pesadas y supervisadas durante la intervención efectuada al botadero, resultando en unas 400 toneladas inexistentes, que fueron pagadas a las tarifas contratadas de ese entonces.

El consultor técnico que trabajó en el informe, estableció de acuerdo con las proyecciones que el municipio no produce más de 870 toneladas diarias. Se han venido gastando en promedio casi 24 millones de lempiras (casi un 90% en alquiler de equipo) anuales en un botadero a cielo abierto que es un fuerte foco de contaminación y en cual no se planifica, supervisa ni da seguimiento a las tareas. Con los valores reales obtenidos en la intervención de la báscula y las cantidades monetarias pagadas en años anteriores se calculó que el costo por recolección de basura por tonelada que ha venido pagando la Municipalidad en promedio del año 2012 y 2013 asciende a L675.13, cifra que en la actualidad se mantiene, ya que los costos y el esquema operacional son los mismos. El manejo en el botadero es de L270 por tonelada sumando 945 lempiras.

Gasto

El informe deja claro que la Municipalidad ha manejado de manera rudimentaria y nada eficiente un botadero a cielo abierto, cada lempira que se ha erogado en los últimos 14 años son un gasto y no una inversión, y tampoco ha sido un gasto con retornos o beneficios sociales y medioambientales. “La aprobación de este documento nos da un marco general acerca del tema de los desechos sólidos, considerando que estamos por firmar la orden de inicio de estos servicios”, expresó el alcalde Armando Calidonio.