Tegucigalpa. El Tribunal de Sentencia en Materia de Corrupción inspeccionó ayer varias cajas que se encuentran en la bodega de evidencias del Ministerio Público (MP) como pruebas en el juicio contra Marco Bográn y Alex Moraes por la compra de los siete hospitales móviles.

“Se trata de una evidencia que se encontraba embalada y que fue obtenida en el interior de los hospitales móviles que llegaron al país hace varios meses”, informó Carlos Silva, portavoz del Poder Judicial.

Silva informó que el Ministerio Público sostiene que al momento de la inspección de los hospitales móviles encontraron que algunos de los equipos llegaron vencidos y usados al país.

“Las cajas fueron abiertas en presencia de las partes procesales y se logró constatar que los tubos que se encontraban en el interior de algunas cajas llegaron con fecha de vencimiento y otras que aún tiene vida útil”, dijo Carlos Silva.

El vocero del MP, Yuri Mora, declaró que mediante tales acciones se fortalecerán los medios probatorios en el juicio que se celebra en contra de los exdirectivos de Invest-H, Bográn y Moraes, de igual forma se evidenciará que mucho del equipo de los hospitales vino en mal estado y era usado, acotó Mora.

El portavoz del MP indicó que “estamos esperando que Interpol nos informe qué pasó con la ejecución de la alerta roja girada contra el empresario Axel López”, guatemalteco que vendió los hospitales móviles y radica en Estados Unidos.

El juicio oral y público ha seguido con la evacuación de tres pruebas periciales consistentes en vaciados telefónicos; asimismo, se determinó por parte de un testigo que el exdirector de Invest-H no siguió los procedimientos administrativos y que se le advirtió no adquirir los hospitales.

La Fiscalía informó mediante sus redes que “la jefa de Adquisiciones de Invest-H, testigo del Ministerio Público, explicó que Marco Bográn y Alex Moraes hicieron caso omiso a su advertencia que no se debían comprar esos contenedores”.

El juicio está programado para que concluya el 31 de enero.