San Pedro Sula, Honduras.

Los pacientes que sufren por esclerosis múltiple iniciaron el año sin medicamentos. Hace tres años que no pueden someterse a tratamientos en el hospital Mario Catarino Rivas.

Se trata de una enfermedad neurológica que ataca el sistema nervioso central, las terminales ópticas, la médula ósea y el sistema motor.

Juan Carlos Barrientos, representante de la Asociación de Esclerosis Múltiple Amor (Fema), comentó que en el año 2015 siete integrantes de su organización fallecieron por la enfermedad.

“Todo indica que este año será igual. Estamos preocupados y exigimos a la Secretaría de Salud que nos mande los medicamentos que necesitamos”, indica.

Las medicinas son avonex, betaferon y tysabri. Cada una vale entre $1,500 y $3,500.

Suyapa Mejía, paciente, dice que solo tienen problemas en el Mario Rivas y en el Hospital Escuela, en Tegucigalpa.

“Quienes tenemos Seguro Social no tenemos problemas”.

En el hospital Rivas hay un promedio de 65 pacientes. En todo el país hay 149.

“Si un paciente no recibe el tratamiento puede tener manifestaciones como pérdida de la visión, cuadros que pueden simular un evento vascular y la pérdida de la movilidad. Los pacientes con esclerosis múltiple pueden morir por las complicaciones”, advierte Arnold Thompson, neurólogo del Rivas.

Cada año se diagnostican entre seis y ocho casos nuevos.

Los síntomas se tratan por separado, pero no es lo ideal para mejorar la calidad de vida a los pacientes.