25/06/2024
04:29 PM

Temen no calificar para la Cuenta del Milenio

  • 19 septiembre 2011 /

A comienzos de año se notificó que Honduras no recibiría el financiamiento. La alta incidencia de hechos violentos refleja el irrespeto a los derechos humanos.

Honduras podría volver a quedarse fuera de los fondos de la Cuenta de Desafíos del Milenio por dos razones: la alta incidencia de hechos violentos que refleja el irrespeto a los derechos humanos y la percepción de Honduras como un país corrupto.


Ambos factores siguen preocupando a las autoridades del país a medida que se acerca el tiempo en que se determinará si el país será beneficiado con la ayuda financiera de la Cuenta del Milenio. Así lo manifestó ayer la designada presidencial María Antonieta Guillén, al tiempo que aseguró que el Gobierno se ha esmerado para cumplir con lo requerido para optar al beneficio.


La funcionaria mencionó que los fondos de la Cuenta del Milenio son cada vez más competitivos, pues “hay más países solicitando
y los fondos se han reducido por la crisis económica”.


Guillén recordó que existen dos indicadores con los que se evalúa a los países interesados en recibir la cooperación, uno
es el de percepción de corrupción y otro es el indicador de “gobernar con justicia”.


Soluciones a largo plazo


En el primer aspecto, la designada afirmó que la corrupción no se corrige de un día para otro, y que ese flagelo no sólo es propio del Gobierno, pues la corrupción se da en todos los ámbitos, lo que también es medido por el indicador antes mencionado.


El otro punto en el que Guillén mostró preocupación es en la galopante violencia que afecta a Honduras, aspecto que entraría en el indicador “gobernar con justicia”.


Mencionó que el no esclarecer las 43 muertes violentas de miembros de la comunidad gay y periodistas en los últimos dos años afecta las posibilidades de elegibilidad.



No obstante, la funcionaria espera que Honduras sea beneficiada con los fondos del programa.


En enero de 2011 el Gobierno fue notificado que quedaba fuera de una segunda etapa de la Cuenta del Milenio, luego de que se examinaran los indicadores de combate a la corrupción de 2007, 2008 y 2009, años del gobierno de Manuel Zelaya.