Tegucigalpa, Honduras.

Un panorama desalentador en recolección y racionamientos de agua en la capital avizoran autoridades para primeros meses de 2016.

En apenas ocho días que van del año nuevo, ya hay alarmas, y el análisis de medidas para ahorrar el vital líquido es el tema principal en el Servicio Autónomo Nacional de Acueductos y Alcantarillados (Sanaa).

La alarma radica en la posible prolongación del fenómeno de El Niño hasta las primeras semanas de mayo, lo que agudizaría la sequía en los embalses y elevaría el déficit del 25% en distribución de agua potable que ya arrastra la capital.

Carlos Hernández, gerente de la Región Metropolitana del Sanaa, explicó que el suministro de agua se mantiene racionado a tres días de por medio, como se hace desde finales del año pasado.

Sin embargo, advirtió que para las próximas semanas el calendario podría alterarse y aumentar un día más al racionamiento. “Es una situación clara, no comenzamos el año con los embalses llenos”.