23/04/2024
02:36 AM

Solo nueve años de vida le quedan al Inpreunah

Corrupción, pésimas inversiones y administraciones llevaron a millonario déficit.

Tegucigalpa, Honduras

La corrupción, las malas administraciones y el inadecuado manejo de su patrimonio, aunado a las improcedentes inversiones de sus recursos, tienen actualmente al Instituto de Previsión Social de los Empleados de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (Inpreunah) en los últimos estertores de vida.

El descalabro financiero de esta institución de previsión ha sido la crónica de una muerte anunciada en la que han intervenido diversos actores a los que la justicia hondureña deberá deducir responsabilidades por su participación directa o indirecta en la crisis que hoy enfrenta.

Lea: Unah quiere formar parte de la interventora

De acuerdo con un estudio actuarial elaborado por la Comisión Nacional de Bancos y Seguros (CNBS), el déficit ascendió a 11,534 millones de lempiras y sus reservas matemáticas terminan materialmente en el año 2024.

Es decir, que a esta institución le quedan menos de nueve años de vida si no se realizan las reformas pertinentes para su rescate y estabilización futura a fin de garantizar las jubilaciones y pensiones de sus 4,571 afiliados actuales.

A raíz de su caótica situación financiera, el presidente Juan Orlando Hernández ordenó la intervención del instituto por medio de una comisión tripartita, cuyos integrantes se darán a conocer en las próximas horas.

Foto: La Prensa

Radiografía

Un estudio actuarial elaborado por la CNBS y a cuyo contenido completo tuvo acceso LA PRENSA retrata la crítica condición del organismo a futuro.

El documento precisa que de 2009 a 2014 el déficit actuarial del Inpreunah pasó de 6,586 millones a 11,534 millones de lempiras.

Lea: Julieta Castellanos avala intervención de la Unah

Según la CNBS, la entidad de previsión presenta un alto riesgo actuarial, una millonaria deuda producto de la aportación patronal de la Unah y un incremento sistemático en la revalorización de las pensiones por un valor total de 1,919 millones de lempiras en los siguientes nueve años.

Foto: La Prensa

Se estima que los participantes activos con derecho a pensión en la próxima década serán 1,374 personas, las que representarán un incremento de 1,162 millones de lempiras anuales.

De los 4,571 afiliados que componen el sistema, hay 295 participantes activos con derecho a pensión que en ese mismo período representarán unos 185 millones de lempiras adicionales al año.

Preocupa el hecho de que la mayoría de los participantes activos tienen una edad promedio de 44 años, es decir, que en los próximos diez años estarán en condición de jubilados y representarán una insostenible carga para el sistema. Se detalla que el número de pensionados aumentó de 520, en 2009, a 1,176, a finales de 2014.

Foto: La Prensa

En contraste, el instituto posee un patrimonio de 3,437 millones con inversiones totales de 1,995 millones, distribuidos de la siguiente forma: 1,074 en préstamos, 781 millones a corto y largo plazo y 39 disponibles en bancos.

La CNBS advirtió que de continuar bajo este esquema las reservas patrimoniales del Inpreunah pasarían de 2,500 millones de lempiras en 2016 a menos 500 millones en saldo negativo al 2025 y 2026.

Dentro del paquete de reformas para salvar al Instituto, la CNBS planteó la inmediata intervención del organismo mediante una junta interventora nombrada por el Poder Ejecutivo, una amplia reforma actuarial que incluye un nuevo diseño del sistema y la transferencia de sus activos y pasivos a otra institución de previsión social.

Lea: Ordenan intervenir la Inpreunah

Bajo este nuevo esquema se propone aumentar la edad de retiro de los afiliados, un incremento de la aportación patronal y del participante (9 y 7% actual), la revisión de los servicios médicos y aumentar la cotización de 12 a 14 meses.

“Se debe reformar el sistema de tal forma que se logre el equilibrio actuarial y sostenibilidad en el largo plazo”, concluye el informe actuarial.

Ebal Díaz, secretario del Consejo de Ministros, explicó que el déficit actuarial, aunado a la mala administración y las pésimas inversiones, ha puesto a todo el sistema de previsión social y financiero en general en una situación complicada y difícil.

Por tal motivo, el Estado debe garantizar que el sistema siga funcionando, y es por eso que el Poder Ejecutivo resolvió intervenir la institución.

Los trabajadores y docentes universitarios no están de acuerdo con las medidas.

Reacciones

Mauricio Durón, expresidente de la Asociación de Docentes de la Universidad (Adunah), responsabilizó a las actuales autoridades de la actual crisis financiera del Inpreunah.

Lamentó que el Consejo de Ministros solo haya escuchado la versión sesgada de las autoridades universitarias, por lo que pidió al titular del Poder Ejecutivo oír también a las otras tres agrupaciones que componen esa entidad antes de tomar cualquier decisión.

Durón desmintió que el déficit actuarial sea de 11 mil millones como dice la CNBS. Asimismo, afirmó que la deuda histórica de la Unah con el instituto supera los 2,000 millones de lempiras y que son “montos malversados al interior de la universidad”. En ese sentido, opinó que la universidad no puede integrar la junta interventora por ser parte interesada.

Julieta Castellanos, rectora universitaria, manifestó que personalmente no está interesada en integrar la interventora, pero adujo que la Unah si debe hacerlo porque es la mayor aportante con 230 millones anuales.

Cuestionó que el Inpreunah ha sido manejado directamente por los beneficiarios, lo que ha representado una deformación del sistema. Además, ellos nunca atendieron las recomendaciones de la CNBS.