Tegucigalpa, Honduras.

La Corte Suprema de Justicia de Honduras autorizó la extradición a Estados Unidos del cholomeño Sixto Obed Argueta, quien es requerido por la justicia de ese país por cargos de tráfico de drogas.

El juez que conoce el caso decidió “conceder” la extradición de Argueta a Estados Unidos para ser procesado en una corte de ese país, afirmó a periodistas el portavoz del Supremo hondureño, Melvin Duarte.

Agregó que la defensa del hondureño tiene tres días para decidir si presentará recursos para evitar la extradición de su defendido, quien continuará detenido en un batallón militar cercano a Tegucigalpa mientras se concreta su traslado a Estados Unidos.

Argueta fue detenido el 12 de julio pasado en la base aérea hondureña de Palmerola, unos 80 kilómetros al norte de Tegucigalpa, adonde el acusado llegó con la idea de entregarse a autoridades estadounidenses, según la Policía Nacional.

Él fue recibido en la base de Palmerola, adonde EUA mantiene presencia militar, porque entonces no había una gestión sobre su extradición, por lo que la Policía fue alertada y de inmediato se procedió a su captura y luego se le envió a Tegucigalpa.

La Corte Federal del Distrito Sur de la Florida (Miami) supone a Argueta “responsable de los delitos de conspiración por la posesión con la intención de distribuir una mezcla y sustancia que contiene al menos 500 gramos o más de cocaína, así como de intento de posesión con la intención de distribuir dicha sustancia en violación al Código Penal de Estados Unidos”, señala la resolución. Según versiones de la prensa local, Argueta tenía cuentas pendientes con la justicia de Estados Unidos, adonde en noviembre de 2012 fue detenido por delitos ligados al tráfico de cocaína, consumo de marihuana y exceso de velocidad; pero supuestamente logró fugarse y regresar a Honduras.

Un día antes de la captura del joven cholomeño, cinco de seis oficiales de la Policía acusados por Estados Unidos se entregaron en Palmerola, con un acuerdo previo entre sus abogados y las autoridades del país del norte.

Los cinco oficiales, quienes fueron enviados el 11 de julio a Nueva York, adonde responderán por las acusaciones, son Guillermo Mejía Vargas, Juan Manuel Ávila Meza, Carlos José Zavala Velásquez, Víctor Oswaldo López Flores y Jorge Alfredo Cruz Chávez.

El sexto oficial acusado es Ludwing Criss Zelaya Romero, quien fue capturado el 13 de julio pasado y permanece detenido en Tegucigalpa a la espera de la fecha en que será extraditado a Estados Unidos.