Madrid

La 78 Asamblea General de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) reivindicó este jueves el ejercicio del periodismo en libertad, con independencia y de calidad como el mejor “salvavidas” de la democracia y el bien común, y denunció que la violencia es “uno de los peores desafíos” de la profesión.

La reunión de la SIP, que se celebra en la capital española desde ayer y hasta el domingo, es la primera de manera presencial después de tres años debido a la pandemia, y a ella asisten representantes de destacados medios de comunicación internacionales.

En la primera jornada de la Asamblea, el presidente de la SIP, el hondureño Jorge Canahuati, recordó que 39 periodistas han sido asesinados en el último año en América.

El presidente de la SIP defendió el periodismo libre, independiente y de calidad como “el salvavidas más confiable de la democracia y el bien común”, y animó a los medios a seguir trabajando para neutralizar a gobernantes autoritarios.

En el último semestre, dijo, han sido asesinados 24 periodistas, once de ellos en México y el resto en Brasil, Colombia, Ecuador, Chile, Estados Unidos, Haití, Honduras y Paraguay.

Canahuati denunció también cómo algunos Gobiernos utilizan la justicia para cerrar medios de comunicación y citó, en concreto, los 300 medios que se han cerrado en Venezuela en los últimos años.Pero además mencionó a Nicaragua y Cuba, países que “se han convertido en grandes exportadores de periodistas en el exilio”.

" Un peligro para la libertad de información en el mundo son las falsedades que circulan en línea, mayoritariamente en redes sociales. "

Ante la difícil situación que están viviendo los medios, con una caída considerable de los ingresos por publicidad, el presidente de la SIP hizo autocrítica al reconocer que igual “no hicimos todos la transformación digital”.

Sin embargo, también denunció el uso que hacen algunas plataformas tecnológicas de los contenidos informativos de los medios sin pagar nada por la información y destacó que, además, esas plataformas web acaparan la publicidad.

En este sentido, reclamó a las plataformas que “paguen una remuneración justa y razonable por los contenidos periodísticos que distribuyen y monetizan”.

La presidenta de la Agencia EFE, Gabriela Cañas, hizo en la inauguración de la Asamblea un llamamiento a “aunar esfuerzos en la verificación de noticias”, tarea que consideró “esencial para difundir la verdad”, a la vez que pidió “una solidaridad más eficaz” con los medios que sufren ataques a la libertad de expresión.