Tegucigalpa

Luego de estar cerrados por dos años, los centros educativos del país poco a poco van reabriendo para atender a los estudiantes.

Para reanudar las clases bajo la modalidad semipresencial, los centros deben cumplir con requisitos, como acceso a agua potable, infraestructura en buen estado, habilitado el sistema hidrosanitario e insumos de bioseguridad.

Bajo esos requisitos, autoridades del Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager) han autorizado a 1,025 centros educativos de todo el país a reabrir a través de la semipresencialidad.

Más de 285,000 alumnos están en esos centros. Muchos de ellos, especialmente en el área rural, reabren sin la autorización.

Las autoridades de Sinager les recomendaron a los directores solicitar la autorización para trabajar de manera legal.