San Pedro Sula, Honduras.

El sistema de salud está implementando en los centros asistenciales el manejo igualitario de los problemas más frecuentes en los adolescentes para que estos reciban la atención médica adecuada obteniendo resultados positivos.

Esto surge por la preocupación que han manifestado los docentes, psicólogos y autoridades educativas ante el comportamiento, conducta y falta de motivación.

Nelly Pagoada, médico asignado al Instituto José Trinidad Reyes, argumentó que como centro educativo están trabajando en la inclusión de los jóvenes para evitar la deserción educativa.

“De cada 10 alumnos de secundaria, seis presentan algún tipo de problema que necesita apoyo psicológico para superarlo. Un muchacho que tenga problemas no va dar el rendimiento necesario, ya sea porque no tiene el apoyo de los padres, llegan sin desayunar, no tienen libros ni uniformes y todo eso suma y crea frustraciones en los adolescentes, por eso es importante integrar al padre de familia y que sea responsable de sus hijos”, detalló.

Pagoada añadió que van a implementar talleres para que los jóvenes aprendan a enfrentar y manejar los problemas.

“En 2015 tuvimos cuatro embarazadas en las diferentes jornadas de la institución y todas lograron terminar su año educativo y continuar. Este año todavía no tenemos registro de embarazos”, indicó. Los especialistas consideran que es importante que se integre el tema de la sexualidad en las escuelas y colegios para niños de cuarto grado en adelante para que sepan qué hacer cuando se presente una situación similar.

Pacientes

La secundaria es una de las etapas más difíciles, esto se debe a los factores de vulnerabilidad que deben enfrentar los adolescentes provocando en ellos conductas de riesgo.

Magdalena Turcios, psicóloga de adolescentes y niñez del Mario Rivas, expresó que las edades más propensas son entre los 15 y 18 años.

“Vemos que hay muchos ambientes disfuncionales y eso los vuelve vulnerables ante la sociedad, y de cierta manera los empuja al alcoholismo, drogadicción, desnutrición, obesidad, delincuencia, problemas emocionales, abusos sexuales, intentos de suicidio y otras condiciones”, explicó la especialista.

Registros del Mario Rivas establecen que el 70% de los estudiantes que no son criados por sus padres abandonan los estudios. “En la consulta psicológica, tres de cinco pacientes tienen conductas de riesgo”, concluyó Turcios.

LA PRENSA consultó a estudiantes de secundaria, y la mayoría manifestó que no saben cómo identificar si lo que les pasa es causal para visitar un psicólogo.