12/04/2024
03:44 PM

Sala “ad-hoc” rechaza recurso de amparo de Juan Orlando Hernández

Tras declararse la inadmisibilidad solo se estará a la espera de la fecha en que será extraditado a Estados Unidos.

Tegucigalpa, Honduras.

La sala constitucional “ad-hoc“ declaró este miércoles inadmisible el recurso de amparo interpuesto por la defensa del expresidente Juan Orlando Hernández, pedido en extradición.

La información se dio a conocer esta tarde y se estaría a la espera únicamente de continuar con los trámites administrativos competentes para ser entregado oficialmente a los agentes de la DEA y llevar a cabo su posterior traslado a los Estados Unidos.

Melvin Duarte, portavoz del Poder Judicial, informó que “la sala declaró inadmisible el amparo al apreciar que los alegatos de los recurrentes o la parte defensora son de mera legalidad y que están fuera del análisis de dicha sala”.

Duarte agregó que lo que sigue, si lo considera oportuno la defensa, es presentar un recurso de reposición, el cual debe hacerse en un plazo de 24 horas y resolverse en el menor tiempo posible. Caso contrario, se deberá terminar el proceso correspondiente, que incluye todas las firmas de los magistrados y el respectivo traspaso de información con la Secretaría de Seguridad y Embajada estadounidense, con el fin de dejar en firme todo lo vinculado con el recurso de amparo y así proceder con la entrega.

El amparo es el camino que consideraron los abogados defensores a efecto de argumentar por parte de ellos algún tipo de violación a las garantías y derechos enmarcados en la Constitución y tratados internacionales. La defensa alegó incongruencias en el fondo, por lo que pidió admisibilidad del recurso.

Relacionada: Exagente de la DEA revela foto de Juan Orlando Hernández con uno de los hermanos Valle

Jorge Díaz, coordinador de los tribunales de sentencia, manifestó que “el recurso de amparo es aquel que presenta una persona o entidad que considera que sus derechos les han sido violentados y que no ha existido una correcta aplicación conforme a lo que mandan los tratados y la Constitución del país. Esta instancia realmente no está dentro de los fundamentos de extradición, pero aún así cualquiera lo puede presentar”, expuso.

Extradición por narcotráfico

Juan Orlando Hernández (53) es solicitado por Estados Unidos por cargos vinculados con el narcotráfico y uso de armas. Ese país solicitó el 14 de febrero arresto provisional con fines de extradición y un día después el expresidente fue capturado en su residencia.

El 17 de marzo, un juez natural designado por la Corte Suprema de Justicia (CSJ) autorizó la extradición del exgobernante, la que fue ratificada el día 28 de ese mismo mes por el pleno de la CSJ, integrado por 15 magistrados.

Según juristas hondureños, el fallo de los magistrados es inapelable y lo que la defensa de Hernández ha hecho es presentar un recurso amparada en el derecho que le asiste al exmandatario y buscar que no sea extraditado a Estados Unidos.

El expresidente siempre rechazó las acusaciones procedentes de Estados Unidos que lo implicaban en delitos de narcotráfico, algunas de ellas por hondureños que enfrentan juicio o están condenados en ese país por tráfico de drogas.

Juan Orlando Hernández siendo presentado por las autoridades de Seguridad del país.

El día que el pleno ratificó la extradición, Hernández, en una carta pública, presagió que podría enfrentar tres cadenas perpetuas y convertirse “en un muerto en vida”. Señaló además que es “inocente” y “víctima de una venganza y una conspiración”, y que está “seguro que Dios me hará justicia”.

Hernández es acusado de “conspiración para importar una sustancia controlada” a Estados Unidos con el “conocimiento de que dicha sustancia sería importada ilegalmente” a ese país, “a una distancia de 12 millas de la costa de los Estados Unidos”. Además, se le acusa de “fabricar, distribuir y poseer con la intención de distribuir una sustancia controlada a bordo de una aeronave registrada en los Estados Unidos”.

El segundo cargo, es por “usar o portar armas de fuego, o ayudar e instigar al uso, el poder y la posesión” de “ametralladoras y dispositivos destructivos”. Las armas y los dispositivos destructivos serían “en apoyo de la conspiración de importación de narcóticos de los que se le acusa en el cargo uno”.

El cargo tres se refiere a una “conspiración para usar o portar armas de fuego, incluyendo ametralladoras y dispositivos destructivos, durante y en relación con, o poseer armas de fuego, incluyendo ametralladoras y dispositivos destructivos, en apoyo de la conspiración de importación de narcóticos”.

Según indicó la Embajada estadounidense en Tegucigalpa el 14 de febrero, “en total, desde aproximadamente el 2004, la conspiración transportó más de aproximadamente 500,000 kilogramos de cocaína a través de Honduras con destino a los Estados Unidos”.