04/03/2024
11:07 PM

Rosa Bonilla “necesita cuidados” que solo se dan en casa

La exprimera dama fue condenada el 17 de marzo de 2022 por fraude y apropiación indebida.

Tegucigalpa, Honduras.

Rosa Elena Bonilla, la exprimera dama de Honduras, necesita cuidados especiales que sólo pueden ser dados permaneciendo en su casa, así lo aseguró el expresidente Porfirio Lobo Sosa.

“Pepe” sostuvo que por problema de salud a su esposa le fue concedida la “casa por cárcel” luego de una resolución de la Sala de lo Penal de la Corte Suprema de Justicia (CSJ).

A partir de ahora estará en su vivienda situada en la aldea El Chimbo, del municipio de Santa Lucía, en el departamento de Francisco Morazán.

“La tendremos en casa, ella ocupa cuidados que solo allá se le pueden dar”, expresó Porfirio Lobo en declaraciones a medios de comunicación.

Culpan a “Mel” de boicotear elección de Corte Suprema de Justicia

El caso

La abogada de la ex primera dama, Daysi Banegas, dijo que la decisión del cambio de medida se dio por unanimidad de votos de la Sala Penal debido “al vencimiento” de la prisión preventiva.

La ex primera dama fue condenada el 17 de marzo de 2022 en la repetición del juicio por fraude y apropiación indebida continuada de recursos a título de coautora, según la resolución del Tribunal de Sentencia.

Bonilla fue detenida el 28 de febrero de 2018 luego de una investigación del Ministerio Público coordinada con la otrora Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (Maccih), que dependía de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Incertidumbre tras suspensión de sesión para elegir la Corte Suprema de Justicia

Su ex secretario privado Saúl Escobar también fue declarado culpable por un delito de fraude a título de coautor en perjuicio de la Administración Pública.

Según la denuncia del Ministerio Público, los acusados “conformaron una organización delictiva para apropiarse de fondos durante los años 2011 al 2015 a través de 70 cheques otorgados a nueve personas simulando relaciones contractuales, para dar apariencia de legalidad, que después convertían en dinero en efectivo”.