20/05/2022
05:21 PM

Más noticias

Relator de la CIDH pide a Honduras despenalizar delitos contra el honor

Edison Lanza llamó también a que se investiguen los asesinatos de periodistas en Honduras.

Tegucigalpa, Honduras.

El relator de libertad de expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos ( CIDH), Edison Lanza, llamó este jueves a las autoridades de Honduras a despenalizar los delitos contra el honor, como injuria, difamación y calumnia, e investigar los asesinatos de periodistas.

En una conferencia en Tegucigalpa, Lanza instó al Estado hondureño a 'no desaprovechar la oportunidad' de excluir los delitos contra el honor del nuevo Código Penal, cuando entre en vigor en mayo próximo.

'Está a punto de entrar en vigencia el nuevo Código Penal que va a impactar en la información y la comunicación', advirtió el especialista uruguayo.



'La libertad de expresión se ejerce sin censura previa', dijo Lanza. 'El Estado no puede establecer controles directos o indirectos' sobre los medios de prensa, agregó.

Lanza recordó además que Honduras es signataria de tratados internacionales que comprometen al país a respetar la libertad de prensa.

El no gubernamental Comité por la Libre Expresión (C-Libre) denunció en un comunicado difundido en el foro que el Congreso ha prometido desde septiembre pasado la despenalización de los delitos contra el honor en reuniones con el Colegio de Periodistas de Honduras.



Sin embargo, la sala penal de la Corte Suprema de Justicia 'planteó que las normas deben mantenerse (...) sin tomar en cuenta lo que plantea el sistema interamericano de Derechos Humanos', de que los delitos contra el honor corresponden a la jurisdicción civil, según C-Libre.

Por otra parte, Lanza dijo que la CIDH 'condena la cantidad de asesinatos de periodistas', que se mantienen en la impunidad por falta de investigación de las autoridades hondureñas.

Según C-Libre, el año pasado asesinaron a siete periodistas, mientras que la cifra asciende a 79 en los últimos 10 años.

Honduras es considerada uno de los países más peligrosos para los periodistas por organismos internacionales de derechos humanos.