Tegucigalpa, Honduras.

La defensa del extraditado presidente por cargos de narcotráfico, Juan Orlando Hernández, confirmó ayer, sábado, que la parte acusadora ya entregó las pruebas en contra su cliente.

De acuerdo con los abogados que pretenden obtener una sentencia favorable para Hernández, se trata de 1,000 GB de información que la Fiscalía usará como carga probatoria.

Pero, según Raymond Colon y Daniel Pérez, esas pruebas en contra de Juan Orlando no son suficientes para demostrar la supuesta culpabilidad del acusado.

Todo es conversaciones entre los mismos criminales”, aseguraron los defensores de Hernández. “Lo único que aparece en las pruebas entregadas es la desesperación de los supuestos testigos en llegar a algún acuerdo”, agregaron.

Por otro lado, los abogados mencionaron que los testimonios deberán ser validados en la audiencia del 28 de septiembre, aunque aún no hay una lista definida de testigos.

Lea también: Minuto a minuto: Juan Orlando Hernández y su proceso de extradición a Estados Unidos

Captura, extradición y cargos

Se tiene previsto que el juicio en contra de Juan Orlando Hernández iniciará en enero de 2023. Fue extraditado el jueves 21 de abril de 2022 luego de su captura el 15 de febrero del mismo año.

El primer cargo contra Hernández es “conspiración para importar una sustancia controlada” con el “conocimiento de que sería importada ilegalmente” a territorio estadounidense.

El segundo cargo es por “usar o portar armas de fuego, o ayudar e instigar al uso, el poder y la posesión” de “ametralladoras y dispositivos destructivos”.

El cargo tres se refiere a una “conspiración para usar o portar armas de fuego, incluyendo ametralladoras y dispositivos destructivos”, según la acusación de Estados Unidos.

La Embajada de EE.UU. informó el 15 de febrero que el expresidente hondureño “participó en una conspiración violenta de narcotráfico para recibir cargamentos de múltiples toneladas de cocaína enviadas a Honduras desde Colombia y Venezuela, entre otros lugares”.