Tegucigalpa, Honduras.

El Gobierno de Honduras le solicitó este martes a sus pares de Guatemala, México y Estados Unidos garantizar a los inmigrantes hondureños que deportan “un retorno digno y seguro”, informó una fuente oficial en Tegucigalpa.

La petición fue hecha a través de la Fuerza de Tarea de Atención al Migrante Retornado, luego del reciente recorrido y supervisión que hizo la primera dama hondureña, Ana García de Hernández, por el punto fronterizo de Corinto, en la frontera común entre Honduras y Guatemala, indicó la Casa Presidencial de Tegucigalpa en un comunicado.

Para hablar sobre el tema, la primera dama hondureña se reunió con la encargada de Negocios de la Embajada de Estados Unidos en Tegucigalpa, Colleen A. Hoey; los embajadores de México, David Jiménez, y de Guatemala, Eduardo Antonio Escobedo, y representantes de organismos internacionales, a quienes les expuso sobre “la preocupante situación que atraviesan” los inmigrantes de su país.

AMPLIARÍAN HORARIO PARA RECIBIR INMIGRANTES EN FRONTERA

La información oficial añade que en las últimas semanas “se ha reportado que los migrantes nacionales son dejados en horas de la madrugada a unos 500 metros de la frontera hondureña con Guatemala, para que caminen hacia el Centro de Atención (al Migrante Retornado, en el caribeño departamento de Cortés), pese a que los servicios de recepción están cerrados”.

“Esta situación activó las alarmas entre las autoridades del Gobierno de Honduras y los organismos de protección de los derechos humanos, debido al riesgo al que se exponen los hondureños, en especial la niñez, las personas con discapacidad, las mujeres embarazadas y los adultos mayores, que son regresados al país”, señaló la sede del Ejecutivo de Tegucigalpa.

Indicó además que la esposa del presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, le solicitó a Estados Unidos y México “volver a la normalidad y retomar los horarios en función de los protocolos que ya estaban establecidos para la deportación de migrantes, y de esa forma garantizar un retorno digno y seguro”.

Antes de la crisis provocada por la pandemia de la covid-19, que se comenzó a expandir en marzo de 2020, el horario de recepción de inmigrantes en la frontera de Corinto era de las 06.00 a las 18.00 tiempo local (de las 12.00 a las 00.00 GMT), pero ahora se está buscando ampliarlo de las 05.00 a las 22.00 horas locales (de las 11.00 a las 04.00 GMT).

La primera dama hondureña afirmó que los autobuses con inmigrantes de su país deportados “están llegando después de la hora establecida, cuando el personal de las diferentes instituciones ya no está disponible y eso nos preocupa, porque los que llegan no reciben la asistencia humanitaria, simplemente son dejados ahí”.

Al dejarlos abandonados, los hondureños deportados no tienen la oportunidad de recibir el apoyo que normalmente se les brinda en los Centros de Atención al Migrante Retornado, dijo Ana García de Hernández.

Además, la primera dama le pidió al Gobierno de Estados Unidos que al ordenar el retorno de los inmigrantes hondureños, en vez de dejarlos en México, los envíen directamente a Honduras, “como se había trabajado en los últimos siete años”.

HONDUREÑOS DEPORTADOS EN 2021 SUMAN 41.362

Según la información oficial, el Gobierno de Honduras ejecutará un “Plan de Contingencia para Retornos no Coordinados”, a partir de este miércoles, con el propósito de garantizar una atención de calidad, digna y asistida para los hondureños repatriados.

También se contará con el apoyo de las autoridades de la Secretaría de Salud, quienes les recibirán para los controles sanitarios y practicarles pruebas de covid-19.

Según el Gobierno de Guatemala, desde el 22 de agosto a la fecha han sido deportados más de 10.000 hondureños, pero las autoridades hondureñas no tienen ese registro, debido a las horas en que fueron dejados en el sector de la frontera.

En lo que va de 2021, al menos 41.362 hondureños indocumentados han sido deportados desde México, Estados Unidos y Centroamérica, según el Observatorio Consular y Migratorio de Honduras.

El 87,9 % de los hondureños retornados provienen de México, el 10,8 % de Estados Unidos y el 1,3 % de países de Centroamérica, indicó la Casa Presidencial de Tegucigalpa.