Tegucigalpa

Un legajo de pruebas presentará la Fiscalía de Estados Unidos ante el juez Kevin Castel en el proceso judicial que enfrenta el expresidente Juan Orlando Hernández.

Entre las pruebas contra Hernández figuran testimonios de narcotraficantes que son testigos colaboradores de la Agencia Antidrogas (DEA), investigaciones, fotografías del expresidente supuestamente con capos y de armas de fuego.

La defensa del exgobernante está consciente de que la carga probatoria es extensa y parte de esta documentación es una supuesta investigación en poder de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) a Hernández durante su primer mandato presidencial.

“El gobierno tiene que entregar evidencias y más de 50 libras de documentos que le fueron entregados por la CIA en Langley, Virginia, en 2017 cuando supuestamente era investigado por narcotráfico en 2015”, aseveraron.

Los abogados junto al detective Ángel Martínez, también parte de la defensa de Hernández, son las personas que lo ven todos los días y externaron que durante el encuentro del fin de semana Hernández les comunicó que “está emocionado y que muy pronto lo esperen en Honduras”.

Juan Orlando Hernández está siendo respaldado por una comunidad judía en Nueva York conformada por 5,000 personas, ellos financiarán la fianza de tres millones de dólares si es que el juez Castel la acepta.

El líder de esta comunidad es el rabino Aaron Lankry, quien envió un mensaje y adujo que el temor de Hernández “no es pasar un tiempo en la cárcel, su mayor temor es (no) devolverle la dignidad y el orgullo a todos y cada uno del gran país que es Honduras”, dijo.