Tegucigalpa, Honduras.

Más de 100,000 empleos directos busca rescatar la Asociación de Restaurantes de Honduras con la implementación de protocolos de bioseguridad para que los establecimientos de comida puedan empezar a operar gradualmente.

Representantes del sector gastronómico y del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep) explicaron ayer en conferencia de prensa que han desarrollado un protocolo para que el Gobierno autorice a los restaurantes que pertenecen a la micro, pequeña y mediana empresa (mipyme) ofrecer sus servicios a través de dos formas: la entrega a domicilio y ventas a través de ventanilla.

LEA: CNA: Invest-H compró mascarillas sobrevaloradas por un monto de L57.5 millones

Kenneth Rivera, presidente de la Asociación Gastronómica de Honduras, dijo que teniendo como prioridad principal la protección de la salud, su propuesta es por entregas a domicilio y ventanillas para evitar aglomeraciones.

45 %
han caído las ventas de carne de pollo en el país, a pesar de que el sector está funcionando con normalidad.

“Somos el único país del continente adonde los restaurantes están cerrados por ventanilla y a domicilio”, resaltó Rivera. El representante del sector manifestó que llevan más de 40 días sin operar y es un sector que no aguanta más de 16 días, por lo que expresó que es necesario reactivar la economía de una manera inteligente.

Bioseguridad.

Juan José Cruz, directivo del Cohep, señaló que la cadena de restaurantes ya presentó al Gobierno una propuesta para la reanudación inteligente de las operaciones, la que ya ha sido aprobada por el Ministerio de Salud, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y el Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager).

“En ese sentido ya contamos con un protocolo de medidas de bioseguridad que hemos puesto hace cuatro semanas a consideración de las autoridades; entretanto, ya hemos avanzado en una campaña educativa y de capacitación de nuestros colaboradores encargados de atender al consumidor”, dijo Cruz.

35 %
del producto que consumen los restaurantes es carne de pollo.

100,000 empleos.

El también representante del sector avícola dijo que de esa forma apoyan al Gobierno al evitar el contagio y también salvarán los 100,000 empleos directos con que cuentan los restaurantes y los empleos indirectos dentro de la cadena.

El directivo del Cohep también advirtió que las proyecciones económicas que han dado los organismos internacional para Honduras es que habrá una caída del 4.4% del producto interno bruto (PIB) en 2020 y 2.1% en 2021 y solo hasta en 2022 el país podrá repuntar un 1% del PIB.

Gabriel Molina, representante del sector gastronómico, dijo que solo están esperando el visto bueno para poder empezar a operar; sin embargo, recalcó que no se está poniendo la economía por encima de la salud, prueba de ello es el protocolo que han desarrollado.

“El no hacer esto es condenar a más empresas y más puestos de trabajo, y eso también es condenar la economía familiar que ya está agobiada por la crisis sanitaria”, advirtió Molina.

Aseguró que habilitar el sector de restaurantes y cafeterías dinamizará la economía del país durante el tiempo de aislamiento de la ciudadanía.

Otro sector que también ha pedido que le permita trabajar es el del transporte público, donde un grupo de taxistas protestó ayer en Tegucigalpa y San Pedro Sula que se les permita laborar al menos un día a la semana.

“Es justo y necesario que les permitan sacar sus unidades, porque ya tenemos más de un mes de trabajar”, dijo el presidente de la Asociación de Taxistas de Honduras (Ataxis), Víctor Aguilar.