Roatán, Honduras.

La Asociación de Cruceros de Florida y el Caribe (FCCA) está preocupada por el aumento de dos dólares al cobro ya establecido por la entrada de pasajeros de cruceros a la isla por parte de la alcaldía de este municipio.

Si las autoridades locales de Roatán no reconsideran la medida, los barcos cargados de turistas dejarían de llegar a la zona insular.

Este aumento es parte de la modificación al plan de arbitrios que la Municipalidad de Roatán pretende aprobar para 2016. Las autoridades locales reciben actualmente 1.50 de dólar por cada crucerista que entra a la isla; con el incremento sería de $3.50.

Los directivos de la FCCA, que aglutina 19 líneas de cruceros, enviaron un comunicado al director del Instituto Hondureño de Turismo (IHT), Emilio Silvestri, en el que expusieron su preocupación “por el aumento propuesto de $2 por pasajero, que recién nos informó el municipio de Roatán”.

La carta fue firmada por Michele M. Paige, presidente de la FCCA.

Paige recordó que independientemente de la belleza de los destinos y sus productos, “las líneas de cruceros deben hacer decisiones basadas en la solidez financiera, y los aumentos de costos, como el propuesto, pone en serio peligro todo su ímpetu y reduce llamadas”. Esta misiva ha despertado también la preocupación en los empresarios locales, cuyas actividades dependen de la industria de cruceros.

$!Foto: La Prensa

Las autoridades locales ya han socializado este aumento. El 25 de enero se definirá si se aprueba o no la tasa.
Sin justificación

“De ninguna manera se justifica este aumento, porque ya hay un cobro a los cruceros que en este momento la Municipalidad percibe de 1.50 de dólar por cada pasajero que entra a través del puerto de Roatán”, dijo Silvestri.

El funcionario informó que el pasado lunes estuvieron reunidas las autoridades locales y las cámaras de Turismo y de Comercio de Roatán con el alcalde Dorn Ebanks para que la Corporación Municipal reconsiderara la decisión tomada en el plan de arbitrios de 2016; “sin embargo, hasta la fecha no ha habido una respuesta positiva”.

De aprobarse esta medida, los efectos serían catastróficos para la economía local y del país.

“Si los cruceros dejaran de llegar, no solo Roatán sería afectada, todo el país, ya que todo lo que se necesita en Roatán es surtido de tierra firme. No tenemos otra industria aquí más que el turismo, antes teníamos la industria pesquera, pero hace años dejo de ser rentable”, advirtió Rita Morris, presidenta de la Cámara de Comercio de Roatán.

De esta industria se sostienen grandes y pequeños empresarios. “Por lo que creemos y tenemos confianza que las autoridades van a revertir este proceso. Ya que esto puede perjudicar a la industria de cruceros y las compañías dejarán de venir”, manifestó Alex Gómez, gerente del puerto de Roatán, una de las dos entradas de los cruceristas a esta isla. La alcaldía no solo hizo este incremento, también aumentó los montos de aperturas y renovaciones de negocios en la isla.