Tegucigalpa, Honduras.

Como fiscales en las mesas electorales receptoras quedarán los partidos políticos si se aprueban reformas a la Ley Electoral.

Hay sectores que vienen demandando la exclusión total de los partidos por cuanto han sido los responsables de las denunciadas irregularidades en los cantones electorales.

El magistrado del Tribunal Supremo Electoral (TSE), David Matamoros, admitió que la mesa electoral sigue siendo un problema en términos de transparencia, pero dio pocas posibilidades de que los partidos queden del todo excluidos.

Se ha cuestionado que los delegados de mesas, que representan los intereses de los partidos políticos, manipulan y trastocan los resultados electorales, influenciados por los caudillos políticos. Matamoros declaró que, en efecto, el sistema electoral urge de cambios en la formación de las mesas.

Dijo que una de las posibilidades que podría formalizarse, a efecto de ponerlo a consideración del Congreso Nacional, es que los partidos ya no harán el papel de escrutar los votos, ni mucho menos elaborar el acta original de cierre. Los partidos continuarían formando parte de las mesas, pero en su condición de observadores, de fiscales.

En un escenario como el anterior, el fiscal, que representa los intereses de determinado partido político, puede hasta impugnar la mesa si observa alguna irregularidad, dijo el magistrado Matamoros.

Para el magistrado del TSE, “ir a un escenario similar al que fuimos en las elecciones pasadas, cuando teníamos mesas de 22 personas, como en La Paz (nueve partidos y dos candidatos independientes)”, es complicado. “Por eso debemos corregir estos problemas para el futuro”.