21/02/2024
11:08 AM

Pandilleros de Chamelecón emigran por presencia policial

  • 31 mayo 2015 /

San Pedro Sula, Honduras.

Cofradía, una de las zonas más pobladas de San Pedro Sula y considerada desde hace años una de las más tranquilas para vivir, se ha convertido en un territorio de conflicto en los últimos meses.

Según investigaciones, integrantes de maras y pandillas se han refugiado en las colonias, delimitando sus territorios y quien cruce la línea puede perder la vida.

Los operativos y la presencia de la Policía Militar y Policía Nacional en Chamelecón han hecho que las pandillas emigren a Cofradía, aseguran viejos pobladores del lugar.

Para la Policía Nacional, que en Cofradía haya muchas invasiones favorece que los pandilleros se refugien. En los últimos meses, la violencia se ha incrementado en esa zona y según los vecinos se debe a la presencia de integrantes de maras.

Otoniel Castillo Lemus, jefe de la Unidad Metropolitana de Prevención (Umep) número 6, señala que no solo los mareros que vivían en Chamelecón se han ido a refugiar a Cofradía, sino los que vivían en la colonia Planeta de La Lima y otras zonas.

Pandilleros de Chamelecón emigran por presencia policial

Los agentes policiales ejecutan retenes en la carretera para evitar que se den actos delictivos.
Territorios

Las colonias Miguel Paz Barahona, Vida Nueva, La Oportunidad, La Fortaleza, Planes de la Fortaleza, aldea La Pita, El Estillero, La Dos Mil y San Juan Bosco son algunas de las colonias dominadas por pandillas, donde imponen sus reglas.

Vecinos de las colonias temen circular por las calles a altas horas de la noche por temor de ser asaltados por los antisociales o en peor caso perder la vida.

Algunos pobladores indican que a determinada hora no puede circular nadie y que todo carro que no es de la colonia es detenido y los ocupantes son interrogados por los “muchachos”, como los llaman.

El 30 de abril, tres personas fueron asesinadas en la colonia Dos Mil. El crimen ocurrió en una vivienda donde los hombres departían.

El primero de mayo, cuatro jóvenes que al parecer eran integrantes de la mara Salvatrucha perdieron la vida de manera violenta.

Según la Policía Nacional, las muertes se dieron por pleitos entre pandillas que pelean por territorio. “La violencia doméstica es uno de los delitos que más ocurren. Lo que pasa es que el homicidio es lo que más impacta en la sociedad”, refiere Castillo Lemus.

El narcomenudeo y los asaltos son otros ilícitos suscitados a diario. En las postas policiales se reciben de cuatro a seis denuncias diarias por violencia doméstica.

El jefe policial indica que para contrarrestar la incidencia delictiva se ejecutan patrullajes en las colonias más conflictivas y se alternan con los efectivos de la Policía Militar para cubrir la zona.

Hay retenes en las carreteras y patrullajes a pie, en motocicleta y vehículo.

“Estamos trabajando con la comunidad en prevención. Por ejemplo, en el transcurso de la feria no hemos tenido incidentes lamentables. Eso indica que el trabajo se ha desarrollado bien”.