TEGUCIGALPA.

La Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia dictó la medida de arresto domiciliario a favor del extraditable José Rafael Sosa Méndez, alias Chafalito.

La extradición de Sosa Méndez a Estados Unidos se encuentra diferida porque deberá cumplir primero en Honduras una pena de ocho años de prisión por el delito de posesión ilegal de armas de fuego.

No obstante, la sentencia contra el extraditable no ha tomado el carácter de firme, por lo que sus abogados alegaron que la medida de prisión preventiva se encuentra vencida.

El hondureño solicitado en extradición por la Corte Federal del Distrito Sur de la Florida es acusado de conspirar para ingresar al menos cinco kilogramos de cocaína a Estados Unidos.

Sosa Méndez ha permanecido bajo arresto durante cuatro años y tres meses. El Código Procesal Penal solamente permite a los jueces dictar la medida de prisión preventiva por dos años y medio.

El abogado Carlos Chajtur, defensor de Sosa Méndez, aseveró que “si él no tuviera un proceso de extradición pendiente tendría que haber quedado en libertad con otro tipo de medidas como presentarse ante un juez de manera periódica, no salir del país, pero como él tiene ese proceso diferido, entonces el cambio de la medida de prisión preventiva solo podría darse por la medida de arresto domiciliario”.

Explicó que “el proceso de extradición se encuentra finalizado, se dictó una sentencia en la que se ordenó la extradición de José Rafael Sosa Méndez, pero hasta que cumpla la pena por la que fue condenado en Honduras, en tal sentido la jueza de extradición no tiene vela en este entierro porque el proceso de extradición finalizó”.

Aseveró que Sosa Méndez está bajo la jurisdicción del tribunal que lo condenó y la Sala Penal, donde se dirime un recurso de casación. Sobre este particular, la Dirección de Comunicaciones del Poder Judicial informó que la medida de prisión preventiva de Sosa dictada por una jueza de extradición deberá continuar porque los dos son casos son completamente aislados.

Tome nota

El 30 de agosto de 2019 un tribunal de sentencia lo condenó a prisión por el delito de portación ilegal de armamento de guerra. Es solicitado por la Corte del Distrito Sur de Florida por delitos relacionados al narcotráfico. Fue capturado en marzo de 2017, junto a otras personas, procesadas y vinculadas a la muerte de Arnold Peralta, exfutbolista hondureño asesinado el 10 de diciembre de 2015 en La Ceiba. A Sosa lo absolvieron de participar en el asesinato del deportista. En abril de 2020 la Corte aceptó la solicitud de su extradición.

5 personas fueron arrestadas junto a Sosa Méndez el 6 de marzo de 2017, durante un operativo de la Policía Nacional en el municipio de Jutiapa, Atlántida.