03/03/2024
01:52 PM

Nuevo sistema de transporte sacará a 1,500 buses “locos” de circulación

  • 03 marzo 2023 /

La actual flota congestiona el tráfico y consume más de 20,000 galones de diésel al día.

San Pedro Sula

La instauración de un Sistema Integrado de Transporte en San Pedro Sula sacará de circulación a más de 1,500 buses (entre pequeños, medianos y grandes) y más de 100,000 automóviles que saturan y vuelven intransitables los bulevares de la ciudad en las horas pico.

San Pedro Sula tiene, en este momento, dos importantes opciones que le permitirán acabar con el congestionamiento vehicular y evitar un caos (con enfrentamientos entre choferes) en los próximos 10 años por el incremento del parque vehicular, que experimenta un crecimiento promedio anual de 8% en Cortés.

Bajo un nuevo Gobierno, el Ferrocarril Nacional de Honduras (FNH) está en la disponibilidad de recibir ofertas de empresas nacionales y extranjeras que deseen invertir en la instalación de un metro para transportar pasajeros de sur a norte en una vía férrea de unos 15 kilómetros de extensión.

Al mismo tiempo y después de una década de espera, un consorcio integrado por cerca de medio centenar de empresas locales que operan el actual y enmarañado esquema de transporte tienen previsto recibir el financiamiento para comprar un Sistema Integrado de Transporte compuesto por unos 365 autobuses vertebrados que circularán por el área urbana y varias decenas de unidades medianas que recorrerán los barrios y colonias.

Ambos sistemas provocarían una alivio vehicular y, en consecuencia, una reducción de consumo de gasolina y diésel que favorecería a la economía de Honduras, que el año anterior pagó $2,712 millones por la importación de derivados del petróleo, una cantidad superior en más de $1,000 millones al promedio anual del último quinquenio.

Presidente de Fetraseh

Nelson Fernández Toro:

“Empresarios de estados unidos quieren invertir y estamos negociando con un banco”.

Nuevo sistema de transporte sacará a 1,500 buses “locos” de circulación

“Es justo que las nuevas autoridades apoyen un nuevo sistema de transporte. Todos saldríamos beneficiados. Para ir a mi trabajo, yo tengo que levantarme a las 5:00 am y después ir a pararme a una esquina y entrar a la fuerza en un bus que es manejado por un loco. En transporte diariamente pagó más de L50 y el servicio es pésimo y peligroso”, dijo Rosaura Canales, de 28 años, empleada de una fábrica que queda en la periferia de la ciudad.

Además de unas 200,000 personas, como Canales, que trabajan en fábricas, bancos, supermercados, tiendas y otras empresas dentro y y fuera de la ciudad, en automóviles privados y en autobuses se trasladan diariamente más de 25,000 universitarios y unos 10,000 estudiantes de secundaria.

Metrosula

Según Nelson Fernández Toro, presidente de la Federación de Transporte de Servicio Especial de Honduras (Fetraseh), este año los pequeños empresarios de ese sector materializarán el sueño de instaurar un sistema de autobuses que cruzará la ciudad de norte a sur y de este a oeste que serán alimentados por unidades pequeñas que circularán por los barrios y colonias.

“Estamos esperando que los fondos lleguen a la banca nacional. Unos inversionistas de Estados Unidos van a financiar y también estamos adelantados en las negociaciones con un banco nacional”, le dijo Fernández Toro a Diario LA PRENSA.

San Pedro Sula posee bulevares y algunas calles amplias donde podrá tener una vía especial el metrobús.

Este Sistema Integrado de Transporte funcionará con 560 buses vertebrados que circularán por un “carril exclusivo” que la municipalidad deberá señalizar en las calles comprendidas dentro del segundo anillo de Circunvalación. Estas unidades operarán con el nombre de MetroSula, mientras las unidades pequeñas, que trasladarán a los pasajeros a paraderos troncales, con el nombre de TranSula.

Este sistema, que costará alrededor de $130 millones, pertenecerá a un consorcio de 48 pequeñas empresas que en la actualidad son dueñas de la flota de buses que circulan por la ciudad.

Este grupo de transportistas tiene la posibilidad de asociarse estratégicamente con inversionistas extranjeros para concretar el proyecto que no han logrado durante una década por falta de financiamiento y trabas burocráticas.

“Ya tenemos todas las certificaciones del Gobierno. Gracias a Dios estamos ahora más cerca de lograr el objetivo porque el nuevo Gobierno nos está dando todo el apoyo”, dijo Fernández. “Estos buses, que serán de los colores verde y amarillo, funcionarán con el sistema de prepago”.

La actual flota de buses consume diariamente más de 20,000 galones de diésel, más de 8 millones de galones en un año, equivalente a unos 195,000 barriles ( 3% del consumo nacional, que llegó a más de 6 millones de barriles en 2023).

La ciudad es cruzada por una franja de más de 15 kilómetros de derechos de vía férrea para un metro.

Metro

El Ferrocarril Nacional de Honduras, una empresa estatal de la administración descentralizada, perdió en los últimos 30 años poder económico y todas las posibilidades para comprar un tren moderno que sustituyera las viejas locomotoras y los vagones destartalados que datan de la década de 1950 y que están fuera de servicio.

Los Gobiernos anteriores toleraron el hurto de las líneas férreas en el valle de Sula y los alcaldes de San Pedro Sula, por razones electorales, permitieron que miles de vendedores informales invadieran los derechos de vía en la primera avenida del centro de la ciudad.

En 2023, con un presupuesto de unos L15 millones, al FNH le resulta imposible instalar un metro moderno para el transporte masivo de pasajeros, no obstante, la administración actual asegura que trabaja en el ordenamiento administrativo de la institución para facilitar la inversión privada.

Puede leer: Metrosula, la apuesta para modernizar el transporte en San Pedro Sula

“Nosotros estamos trabajando para atraer inversionistas y para tener el escenario listo para cuando se dé la situación. Para la inversión privada es factible la instalación de un metro, porque lo más oneroso son los derechos de vía, y esos derechos sí los tenemos. La vía férrea aquí en la ciudad al menos la tenemos libre. Eso nos da la posibilidad de tener un lienzo en blanco”, dijo Noel Armando Reyes, gerente del FNH, a Diario LA PRENSA.

El FNH mantiene la vía férrea despejada en los últimos años porque habilitó hasta hace dos años el servicio de tren turístico (dos vagones y una máquina) entre la Gran Central Metropolitana y Expocentro durante la Feria Juniana y en Navidad. En cada viaje trasladaba a 300 personas.

Reyes considera que el Estado puede “dar en concesión el proyecto, siempre y cuando sea de beneficio para todos y no solo para una parte, y el tren puede coexistir con el transporte privado de buses y complementarse”.

Inversionistas nacionales o extranjeros pueden instaurar un metro que recorra 15 kilómetros, comprendidos entre el peaje del sur y peaje del norte de la ciudad, o los 98 kilómetros de vía, entre Puerto Cortés y Potrerillos, para transportar más de 100,000 personas que todos los días asisten a sus centros de trabajo en esta franja del valle de Sula.

Varios países de América Latina han realizado inversiones en los últimos cinco años en construcción y ampliación de líneas férreas para el metro.

En 2022, a 20 años plazo (con cinco de gracia), el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) le aprobó un financiamiento parcial a República Dominicana de $250 millones (de un total de $550) para construir una línea férrea en Santo Domingo: un tramo elevado de 6.45 kilómetros y un tramo subterráneo de 900 metros.

En Bogotá, Colombia, comenzarán la construcción de la segunda línea del metro, un tramo de 15 kilómetros (en más de un 90% subterráneo) con 11 estaciones. Estiman una inversión de $756 millones.

Nuevo sistema de transporte sacará a 1,500 buses “locos” de circulación