28/09/2022
06:02 AM

Más noticias

'Con la nueva identidad, los muertos ya no podrán votar”

El levantamiento de los datos biométricos y toma de fotografías comenzarán en febrero del próximo año Préstamo con el BCIE asciende a más de L1,500 millones.

TEGUCIGALPA.

La emisión de una nueva tarjeta de identidad, cuyo proceso ya está en marcha, cambiará el rostro de millones de hondureños y se convertirá en un instrumento importante para ayudar a que los procesos electorales sean lo más transparentes posibles.

El proyecto Identifícate, bajo el lema “Hagamos Patria”, fue lanzado a comienzos de este mes, y las nuevas autoridades del Registro Nacional de las Personas (RNP, buscan que unos 6.6 millones de hondureños obtengan a más tardar a finales de 2020 su Documento Nacional de Identificación (DNI).

37
millones de lempiras es el déficit presupuestario que encontraron los tres nuevos comisionados del Registro de las Personas.
Para ese fin, el Gobierno y el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) firmaron un convenio de préstamo de 63 millones de dólares (unos 1,557 millones de lempiras, al cambio actual).

En un principio, el director del RNP, Rolando Kattán, dijo que el costo del proyecto sería de unos 50 millones de dólares, pero se hicieron ajustes.

1997
fue el año en que se emitió la actual tarjeta de identidad, la que ya no cumple los requisitos de un documento moderno.
Con el nuevo proyecto de identificación nacional, se sustituirán los obsoletos mecanismos de seguridad y se actualizarán las fotos de muchos hondureños que con el tiempo cambiaron físicamente.

La actual identidad se comenzó a emitir en 1997 en el gobierno del extinto presidente, Carlos Roberto Reina Idiáquez (1994-1998). El nuevo documento también reflejará por primera vez en muchos años, un verdadero censo electoral que garantizará que “los muertos no seguirán votando”, dijo el comisionado-presidente del RNP, Rolando Kattán.

Hondureños en el exterior

Asimismo, se podrá conocer con exactitud cuántos de los hondureños que obtuvieron su identidad en Honduras han emigrado a otras naciones, especialmente los Estados Unidos, España y Canadá. El proyecto de identificación nacional es una de las piezas del ajedrez que comenzó a tallarse en enero anterior, cuando las principales fuerzas políticas representadas en el Congreso Nacional acordaron realizar varias reformas constitucionales para ejecutar cambios profundos en el Registro de las Personas.

En el mismo paquete de reformas a la carta magna, se creó el Consejo Nacional Electoral (CNE) y Tribunal de Justicia Electoral (TJE) que ya están en plena operación. En esas reformas se instruye a diferentes instituciones del Estado y privadas a reportar las defunciones, para garantizar que en el censo electoral no aparecerán ciudadanos fallecidos. El proyecto de identificación nacional, según los acuerdos políticos, se deberá complementar con otras reformas electorales como la segunda vuelta, la ciudanización de las mesas electorales, y regulación de las credenciales, entre otros compromisos.

Foto: La Prensa

“Ahora los procesos relacionados con el registro serán más transparentes”: Rolando Kattán, comisionado presidente

El proyecto cuenta con el apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Igualmente con la colaboración de una comisión técnica de la Unión Europea (UE).
El proyecto, según sus comisionados, Rolando Kattán, Óscar Rivera y Roberto Brevé, conlleva el establecimiento de infraestructura tecnológica, logística y de recursos humanos , para liderar el proceso de enrolamiento (inscripción) y entrega de un nuevo documento.

Para ese fin, se desplegarán a nivel nacional centros fijos y móviles de enrolamiento de personas que permita acercar el servicio a todas las poblaciones, afin de consolidar una nueva base de datos de identificación con altos estándares de transparencia y eficiencia.

Uno de los objetivos principales del proyecto es terminar con los subregistros de personas, es decir, de ciudadanos que nacen en diferentes lugares del país, y que no son enrolados en los libros oficiales del Registro de las Personas.

Foto: La Prensa

“Los ciudadanos son la garantía de que habrá una nueva identidad segura”:Óscar Rivera, comisionado del RNP
El reclutamiento del personal que trabajará en el proceso de identificación estará a cargo de la Cámara de Comercio e Industrias de Tegucigalpa (CCIT) que ha demostrado una enorme capacidad en la aplicación de las pruebas de idoneidad que se requieren para garantizar la eficiencia de personal, según las autoridades del RNP.

El Registro de las Personas también puso en marcha el proceso de licitaciones internacionales para que los interesados puedan presentar expresiones de interés sobre lo que vaya requiriendo la institución. Kattán reveló que esas expresiones de interés están circulando en países como Dinamarca, y son manejadas por varias instituciones, entre ellas el PNUD. El funcionario manifestó que pronto publicarán el programa de planificación estratégica de los próximos cinco años, que fue un compromiso que se hizo con la UE.