Tegucigalpa, Honduras.

Karen Valladares, secretaría ejecutiva del Foro Nacional para las Migraciones en Honduras (Fonamih), asegura que la afluencia de hondureños que retornan al país no se detiene.

El número de deportados vía terrestre es mayor por el Plan Frontera Sur que existe en México, país que es considerado como la nueva barrera de los migrantes. “Es ahí adonde se frena mucho el tema de la migración”, señaló.

Indicó que, a pesar de la situación que enfrentan los migrantes y el anuncio de redadas masivas en Estados Unidos, el flujo de hondureños a Estados Unidos tampoco para.

Cifras señalan que más de 335,000 hondureños han sido deportados desde los Estados Unidos en los últimos 16 años.

Datos estadísticos del Centro de Atención al Migrante Retornado (CAMR) indican que desde marzo de 2000 a marzo de 2016 un total de 335,407 hondureños llegaron al país procedente de esa nación del norte.

De este total, 295,087 son hombres, 36,125 mujeres, 290 son niños y 905 niñas.

De estos 16 años de registro migratorio, en 2013 es el año con mayor número de deportados, ya que para esa fecha la cifra ascendió a 38,342.