19/04/2024
07:51 AM

Piden que Matta Ballesteros vuelva a Honduras

Matta Ballesteros, condenado a 12 cadenas perpetuas en Estados Unidos, está en una condición crítica de salud a sus 79 años de edad, según dice su familia.

Tegucigalpa, Honduras.

Más de 37 años en una cárcel de Estados Unidos acumula el hondureño Ramón Matta Ballesteros, condenado por narcotráfico. Pero su familia envió una nueva solicitud ante una Corte Federal de Estados Unidos, para que Ramón Matta Ballesteros, termine su condena en Honduras.

En una entrevista brindada a Primer Impacto, los hijos del hondureño, quien cumple una pena de 12 cadenas perpetuas desde 1988, revelaron cuál es la condición actual de salud de Matta Ballesteros y cómo vive a sus 79 años en prisión.

El juicio de JOH entra en la recta final

“Usa silla de ruedas debido a su deteriorada salud, tiene una afección en la próstata que lo obliga a utilizar pañales, se le cayeron sus dientes”, describió Marlon Duarte, apoderado legal de la familia.

Solicitud a la presidenta Xiomara Castro

Por otro lado, en el 2022, el propio Matta Ballesteros envió una carta a la presidenta Xiomara Castro, rogándole que sea ella quien pida al gobierno de Estados Unidos su repatriación.

Él envió la masiva a través de su hija Claudia, la única con permiso para visitarlo en la cárcel, además de un audio que difundido en medios de comunicación internacionales.

“Le estoy suplicando a la señora presidenta que me pidan de vuelta a mi país, porque me acusaban de un crimen que yo no cometí. Señora presidenta, en nombre de mis nietos, hijos y demás familia, espero que dé esa gran ayuda”, se escucha decir al recluso en un audio compartido por Primer Impacto en su reportaje.

Ahora, la familia Matta están a la espera de la respuesta a la última apelación para que sea retornado a cumplir su condena en Honduras.

Al hondureño se le inculpó del trasiego de toneladas de cocaína hacia Estados Unidos y de tener vínculos con el cártel de Medellín y con el cártel de Guadalajara.

Además, en ese momento se le acusó de su participación en el secuestro, tortura y asesinato de Kike Camarena, un agente de la DEA, pero después de demostró que él no estuvo involucrado.