Desde el 11 de octubre de 2012, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos designó a Bajo el yugo de las maras

Esa comunicación puso los activos de la mara en ese país bajo el bloqueo y prohibió a los ciudadanos estadounidenses realizar transacciones con ellos.

Para determinar la importancia de las operaciones de esta agrupación, el Departamento del Tesoro trabajó con el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE) para construir la evidencia que apoyara la designación de la MS-13 dentro de las actividades del narcotráfico, el secuestro, el tráfico de personas, el tráfico sexual, el asesinato y otros delitos graves que amenazan a los ciudadanos de Estados Unidos y Centroamérica.

La decisión del Gobierno estadounidense de declarar a la MS-13 grupo criminal internacional tuvo la intención de facilitarles a los investigadores de ICE y otras entidades requisar millones de dólares de ganancias ilícitas que, según Estados Unidos, son enviadas periódicamente a los jefes de la MS-13 en Centroamérica.

Su peligrosidad llega al extremo de que uno de sus miembros se encuentra en la lista de los 10 más buscados del FBI desde inicios de este año. Edwin Ernesto Rivera Gracias, de entre 24 y 28 años, está acusado de homicidio en Denver, Colorado.

Las autoridades suponen que se encuentra en El Salvador o algún otro territorio donde tiene presencia la MS-13.

MS, la más peligrosa

El poder económico, la organización y los contactos han hecho que la MS se convierta en la más peligrosa que opera en el país. La Policía en Honduras le ha seguido la pista a esta organización criminal y establece un perfil de sus acciones delictivas.

“La MS tiene más poder económico, es más inteligente hasta en la forma de cometer los delitos. Maneja bajo perfil y no ejecuta matanzas. Lo hace solo cuando es necesario”, explicó Edgardo Galdámez, exjefe Antimaras.

“La 18 mata policías, es agresiva, pero la MS es la más fuerte del mundo, solo superada por las triadas chinas. Se han expandido, han buscado formas para entrar en la sociedad sin ser detectados y siempre cometer los ilícitos y cobrar las extorsiones, lo que les ha permitido crecer asombrosamente”, dijo el oficial. Para las autoridades, las operaciones de la MS se comparan con una franquicia donde alguien tiene que aprobar y otro da el visto bueno desde arriba.

En Centroamérica

El estudio Las pandillas de Centroamérica y las organizaciones criminales transnacionales. La cambiante relación en tiempos violentos, hecho por el Centro de Evaluación y Estrategias Internacionales de Estados Unidos, revela que la MS-13 ha establecido con el cartel del Golfo una nueva relación de trabajo que no tenía precedentes.

Hasta años recientes, la principal tarea de las maras era proteger los embarques de cocaína provenientes de Sudamérica que, después de tocar tierra en el país centroamericano, pasaban automáticamente a ser propiedad de los carteles mexicanos.

“Sin embargo, en los últimos meses, los Zetas y la MS-13 han alcanzado arreglos más lucrativos y favorables para ambos en sus actividades ilícitas.

Las armas que adquiere la MS-13 para su venta al cartel mexicano son adquiridas principalmente en Nicaragua, aunque también son compradas a militares corruptos de Honduras y El Salvador”, señala el análisis norteamericano.

Aunado a esto, la mara mantiene una eficiente e independiente estructura de “coyotaje” para mover a pandilleros e inmigrantes hacia y desde Estados Unidos. “Esta red de tráfico de personas les permite llevar gente de Centroamérica a EUA en apenas 72 horas”. Hoy en día, advierte el reporte, su estructura se está integrando con las redes de tráfico de los propios zetas en una alianza sin precedentes entre ambos grupos.

De 2009 a 2011, EUA deportó
a 77,136 personas a Honduras, de las que el 38% tenía récord criminal en ese país.

Tregua entre pandillas es falsa, dice fiscal salvadoreño

El fiscal general de El Salvador, Luis Martínez, calificó como “falsa” la tregua de las pandillas desde hace más de un año, al considerar que esos grupos continúan cometiendo asesinatos, extorsiones y robos. “Esa falsa tregua nunca ha existido, porque todos los días vemos reflejados en los medios de comunicación que las víctimas en nuestro país siguen existiendo y son víctimas del pueblo salvadoreño, de gente trabajadora y luchadora, no de estos holgazanes pandilleros que solo se dedican a robar, a extorsionar y a asesinar”, dijo Martínez a periodistas.

Aseguró que las pandillas siguen “mostrando su rostro criminal”, pues se presume que miembros de esos grupos habrían sido los responsables de una racha de asesinatos que han ocurrido en el país en los últimos días. “La violencia social la genera el accionar delincuencial, violento, inmisericorde, inhumano que solo lleva dolor, luto y bancarrota a las familias de El Salvador, y eso lo están provocando las pandillas”, remarcó el fiscal.