Piedras Negras, México

La ciudad mexicana de Piedras Negras, fronteriza con Estados Unidos, reubicará a 120 migrantes centroamericanos tras los altercados que dejaron cuatro heridos en días pasados.

Además
México recibió desde el 29 de enero a 63 migrantes centroamericanos que pidieron asilo en Estados Unidos y regresaron a este país a esperar su audiencia. De estos 63 centroamericanos, 50 son hombres y 13 mujeres y se cuentan además a 10 menores de edad en el grupo.

Los migrantes serán llevados antes del 22 de febrero en cuatro autobuses a Monterrey, Hermosillo, Reynosa, Saltillo y Acuña, donde tienen la promesa de un trabajo formal, dijeron las autoridades de esta ciudad del norteño estado mexicano de Coahuila.

Del grupo de 1,672 migrantes centroamericanos que llegaron a Piedras Negras el 4 de febrero, ya solo quedan 1,400, ya que el resto ha sido repatriado, ubicado en albergues de otras ciudades o ya tienen trabajo; al menos 40 lograron entrar legalmente a Estados Unidos, señalaron.

La decisión de reubicar a estos 120 migrantes fue tomada luego que hicieron una protesta y se confrontaron a las autoridades con gritos como “¡Tenemos hambre! ¡Nos tienen encerrados!”.

Durante la protesta, cuatro migrantes resultaron heridos al intentar cruzar el cerco policíaco del albergue, aparentemente por agentes de la corporación Fuerza Coahuila y del Instituto Nacional de Migración en México.

Una noche antes, algunos de los migrantes denunciaron haber sido robados por personal de Migración que los acompañó a un banco, y aunque las autoridades desestimaron la acusación, la Comisión Nacional de Derechos Humanos abrió una investigación.

José Luis Pliego, Secretario de Seguridad de Coahuila, atribuyó la protesta a los liderazgos de la caravana que desde un inicio han tenido la urgencia por llegar a Estados Unidos y que en su intento, “encienden la chispa” y causan el enardecimiento colectivo. “Cualquier transgresión a las leyes nacionales o de Coahuila tendrán consecuencia”, señaló el Secretario sobre posibles castigos para quienes iniciaron los altercados.

En Eagle Pass, Texas, Estados Unidos, el Departamento de Defensa de EEUU no ha bajado la guardia, y permanece el protocolo de al menos 2,000 agentes, más personal de agentes de la oficina de Migración. Los migrantes que llegaron a Piedras Negras a principios de febrero comenzaron a llegar a México a finales de octubre de 2018. EFE