Tegucigalpa, Honduras.

El Gobierno ha realizado varios intentos para depurar la Policía Nacional, sin embargo, los resultados fueron raquíticos y los gastos onerosos.

Desde el 2012, cuando se creó la Comisión de Reforma a la Seguridad Pública (CRSP) y luego la Dirección de Investigación y Evaluación de la Carrera Policial (DIECP) se destinaron y gastaron más de 222 millones de lempiras.

Pero diferentes sectores expresaban que el proceso no avanzaba y no se veían los resultados.

Fue hasta abril pasado que a raíz de la publicación del informe sobre el asesinato del zar antidrogas Arístides González, y Alfredo Landaverde, exasesor de seguridad, que la depuración tomó mayor impulso porque el documento reveló el supuesto involucramiento de policías de altos rangos en estos crímenes denominados de alto impacto.

Desde ese momento, se nombró a la actual Comisión Especial Depuradora de la Policía Nacional.

Cifras

A la fecha, esta Comisión Especial ha evaluado a 164 oficiales, con grados de comisionado general, comisionado y subcomisionado. De ellos, 68 fueron depurados y ahora investigan a 108 comisarios.

“Hemos hecho el proceso de arriba hacia abajo a fin de garantizar que, en primera instancia, la Policía Nacional cuente con un nuevo liderazgo para propiciar la tan ansiada transformación de la entidad”, indicó Omar Rivera, miembro de la Comisión.

En cambio, en los últimos cuatro años, la DIECP evaluó a oficiales de escala básica y no a las cúpulas de la Policía y apenas logró depurar a 227 agentes. La DIECP aún está activa y ha evaluado un total de 8,546 policías, de los cuales solo a depurado al 2.7%, según informe de la Comisión Especial.

Julieta Castellanos, rectora de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (Unah), reiteró que siempre solicitó una depuración desde los altos rangos. “La DIECP argumenta que ha hecho una gran cantidad de pruebas de confianza, pero solo es en rangos bajos; siempre pedimos una depuración de rangos superiores a inferiores”, expuso.

No obstante, considera que la actual Comisión Especial debe tener un mando claro y no estar subordinada a la Secretaría de Seguridad porque ha podido limpiar la misma Policía.

Liquidación

Para la depuración actual se podrían necesitar hasta 500 millones de lempiras para el pago de prestaciones de los elementos despedidos. Según Ebal Díaz, asesor presidencial, la ley de depuración especial da facultades al Poder Ejecutivo para la colocación de bonos tanto a nivel nacional como internacional y obtener dinero para la cancelación de derechos. Díaz aseguró que “no sabemos, podrían ser 200, 300 o 500 millones de lempiras” para el proceso de depuración vigente.

$!Foto: La Prensa