24/03/2023
04:51 PM

Más de 3,000 vecinos de Choloma ya tienen alcantarillado y pavimento

Choloma, Honduras.

La contaminación por aguas negras y el mal estado de las calles en la colonia Rubí de esta ciudad es parte del pasado. La Agencia de los Estados Unidos de América para el Desarrollo Internacional (Usaid), alcaldía y el Gobierno inauguraron alcantarillado y pavimento, lo que beneficia a más de 3 mil personas.

La obra, que además comprende la reconstrucción del jardín de niños Buen Samaritano y mejoramiento del alumbrado público, fue ejecutada con un monto superior a los L13 millones.

A los actos de inauguración desarrollados el lunes asistieron representantes de la Usaid, Mario Pineda, titular de Idecoas; Leopoldo Crivelli, alcalde de Choloma; padres de familia, y vecinos beneficiados con el proyecto. “Agradecemos a todos los que trabajamos para que nuestra comunidad luzca bonita y a la vez se termine el eterno problema que sufríamos por el mal estado de las calles y contaminación por las aguas negras que se presentaba en el sector”, expresó Romualdo Zambrano, presidente del comité proconstrucción.

Lucha

El beneficio llega después de varios años de gestión de los pobladores ante las autoridades locales. La visión de ellos es lograr el desarrollo de esa colonia que enfrentaba una serie de problemas en infraestructura.

Zambrano agregó que han dado un enorme paso en el mejoramiento de la Rubí, pues hoy tienen una nueva imagen y es un ejemplo de unidad para los cholomeños.

Foto: La Prensa

Niños del jardín Buen Samaritano ya cuentan con juegos.
Leopoldo Crivelli manifestó que las obras son el resultado de la tenaz labor de los mismos habitantes que no descansaron hasta lograr las mismas. “Con el apoyo del Gobierno y los vecinos vamos a continuar ejecutando más proyectos en otros sectores del municipio que requieren igual atención”.

Mario Pineda explicó que este Gobierno se ha propuesto aportar en el desarrollo no solo de esta ciudad, sino del resto del país.

“Es parte de un programa de desarrollo que estamos ejecutando en todo Honduras. Esto incluye obras para ayudar a los jóvenes.

Nos alegra que con el mejoramiento del jardín de niños estemos beneficiando a los infantes del lugar”, dijo. Maritza Flores, habitante, expresó que ante la falta de una red de alcantarillado y poco espacio para construir una letrina, las aguas negras eran lanzadas a los solares baldíos. “Eso quedó en el pasado, esos líquidos ya no nos afectarán y en el lugar se protegerá la salud de los que aquí habitamos”. Los vecinos se favorecieron con un empleo durante las obras. Ellos mismos supervisaron la calidad de la misma.