13/08/2022
05:48 PM

Más noticias

“La Mosquitia nunca se priorizó”: Erika Urtecho sobre corrupción en aeródromos

La diputada de Gracias a Dios comentó que confía en que durante el gobierno de la presidenta Xiomara Castro esta situación se revertirá.

Tegucigalpa, Honduras.

La diputada por el departamento de Gracias a Dios, Erika Urtecho, reaccionó este martes, a través de su cuenta en Twitter, a las investigaciones de la construcción de aeródromos en varios departamentos en la que La Prensa Premium y El Heraldo Plus desvelaron corrupción militar.

Según la opinión de la congresista, en vez de construir pistas en zonas donde no eran necesarias, se debía ejecutar un proyecto de esos en el departamento al que representa.

“Lamentable e indignante que en Gobiernos anteriores se construyeron aeropuertos en departamentos que cuentan con otras vías de acceso. Sin embargo en La Muskitia, el único que realmente tenía un sentido humanitario, nunca se priorizó”, fueron las palabras expresadas por Urtecho.

El reportaje mostró irregularidades en la construcción de estos aeródromos, con lo que Urtecho en un hilo de Twitter manifestó que “confío que durante el gobierno de la presidenta Xiomara Castro esta situación se revertirá”.

Lea también: Aeródromo de L335 millones lleva 27 vuelos en siete años

Corrupción en contratos de aeródromos

Entre las irregularidades que cotejó este equipo periodístico se evidenció que para la construcción del aeródromo de Río Amarillo, en Copán, valorado en 335,715,925.86 lempiras, 43,789,033.81 correspondían al Impuesto Sobre Ventas (ISV), de lo cual los militares estaban exentos.

“Recibimos de las Fuerzas Armadas de Honduras (FF AA) la cantidad de 104,710,575.72 lempiras, valor que nos corresponde en concepto de la estimación No. 02 del período comprendido del 16 de enero de 2015 al 15 de mayo de 2015 para la ejecución del contrato construcción del aeródromo de río Amarillo”, dice el contrato de construcción del aerodrómo

Y no solo esto, ingenieros consultados hicieron hincapié en el precio pagado por la construcción de la terracería, pues el terreno era plano, por lo que el destronque, la limpieza, remoción de la tierra y excavaciones era poco.

Además, las Fuerzas Armadas pusieron el cemento para el tiraje de la carpeta hidráulica y esto no se restó al momento de la liquidación.