22/04/2024
06:23 AM

Agónica es la espera de familiares de las reclusas hospitalizadas

  • 21 junio 2023 /

Los familiares de las privadas de libertad que ingresaron al Hospital Escuela se mantienen desesperados al no poder verlas, iban heridas de balas y fracturas

San Pedro Sula, Honduras.

Más de 24 horas se cumplieron desde que las privadas de libertad ingresaron al Hospital Escuela tras sufrir un violento ataque en la Penitenciaría Nacional Femenina de Adaptación Social (PNFAS).

Al principal centro asistencial del país ingresaron siete reclusas, pero en menos de 24 horas dos de ellas fueron dadas de alta debido a que solo presentaban leves lesiones en su cuerpo.

Sin embargo, tras haber transcurrido todo este tiempo, las autoridades no han dejado ingresar a los familiares, dejándolos afuera y a la deriva, solo provocándoles desesperación al intentar querer verlas.

Crisis penitenciaria en Honduras: Cárceles en el colapso por sobrepoblación

LA PRENSA recorrió las afueras del Hospital Escuela para conocer si los parientes de las reclusas pudieron ingresar a verlas, pero solo se reflejó la impotencia de las personas al estar en el interior de los portones de emergencia a la espera de que les dé información sobre la situación médica de ellas.

Los familiares se mantienen en los portones de emergencia del Hospital Escuela. También están a la espera de que les brinden información de cómo están sus parientes.

“Siento que me muero, aquí solo salen a decirnos que están estables, pero lo que uno necesita es poder verlas, lo que pasó fue culpa de esa cárcel y no es justo que no nos dejen entrar a verlas”, lamentó la familiar de Aleyda Lagos, una de las reclusas internas en el Hospital Escuela.

Muchos familiares permanecen afuera del hospital, incluso, parientes que hasta horas después de la tragedia el martes se dieron cuenta y quieren saber si su familiar está hospitalizada o peor aún, muerta.

Agónica es la espera de familiares de las reclusas hospitalizadas

“Mire, yo no sé si mi amiga está aquí, yo vengo de aquí de la aldea Suyapa (en la capital) y voy a estar aquí (hospital) o en la morgue porque necesito saber de ella”, expresó doña Ortilia.

Pandilla 18 y MS también fueron inmanejables para las FFAA en cárceles

Otra de las afectadas aún desconoce la situación de su familiar, sin embargo, da testimonio de que ella estuvo reclusa en la PNFAS y asegura que dicha matanza fue planeada por miembros de la Pandilla 18.

Unas se van a la morgue para tratar de que les den reportes de si sus parientes murieron.

“Nosotros estuvimos ahí, yo estuve casi tres años y estuve en la primera masacre, y esas mujeres (Pandilla 18) tienen controladas esas zonas, me entiende”, dijo mientras lloraba una mujer afuera del hospital.