Tegucigalpa. Hoy se cumple un mes desde que Juan Orlando Hernández Alvarado fue extraditado a Estados Unidos desde la base aérea Hernán Acosta Mejía de la capital de la república y arribó a Nueva York.

El despegue del avión de la Administración de Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) donde el expresidente iba se dio a las 2:25 pm -del 21 de abril- y pisó suelo neoyorquino a las 12:50 am del 22 de abril.

Desde ahí ha permanecido recluido en dos lugares, el primer día en el Centro de Detención White Plains de la DEA y después, hasta la fecha, en el Centro de Detención Metropolitano (MDC) de Brooklyn.

En el MDC ha sido cambiado de celda en dos ocasiones y permaneció más de una quincena en un módulo restringido para presos de alta peligrosidad, sin acceso al comisariato para comprar alimentos ni a visitas.

El exmandatario en este mes bajó de peso, le salieron más canas y se vio demacrado al momento de presentarse a su audiencia el 10 de mayo ante el juez Kevin Castel.El siguiente momento procesal será el 28 de septiembre.

Visitas

Hernández ya pudo tener comunicación con su esposa, además de tener acceso a una computadora donde revisa el correo electrónico y recibir visitas de sus abogados y otras personas que él brindó en un listado.

Raymond Colon, abogado principal de la defensa del expresidente hondureño (2014-2022), presentó la solicitud en los últimos días e incluso expuso su petición ante el juez Kevin Castel en la segunda audiencia el 10 de mayo.

Se informó, aunque no se ampliaron detalles sobre el nuevo espacio de Juan Orlando Hernández, que ahora se le permite recibir depósitos económicos a su favor desde el 12 de mayo.

La próxima audiencia de Hernández Alvarado será el 28 de septiembre próximo y el juicio arrancaría en fecha tentativa el 17 de enero.

Se prevé que más de 50 testigos estén en todo el juicio. Hernández es acusado de delitos relacionados con el narcotráfico y uso de armas.