San Pedro Sula, Honduras.

La llegada de la pandemia del nuevo coronavirus a Honduras, hace dos años y tres meses, cambió radicalmente la vida de Daniel Castellanos (de 12 años).Aparte de la muerte de su papá producto del covid-19, y que su mamá se quedara sin empleo, tuvo que dejar de estudiar cuando estaba en tercer grado.

Desde 2020, Daniel no siguió con sus estudios, pues el dinero que hace su mamá por las limpiezas que realiza en casas es insuficiente. Es más, tampoco se ajusta con los 100 lempiras que él gana diariamente por ayudarle a vender en la pulpería de su tía Enma

.Como Daniel, que ha quedado marginado del sistema educativo público de Honduras, casi 100,000 alumnos no siguieron más con sus grados escolares entre 2020 y marzo de 2022.

La Unidad de Datos de LA PRENSA Premium analizó la cantidad de alumnos que se han dado de baja en el sistema educativo público de Honduras en los últimos 29 meses y que, en efecto, ha repercutido en las cifras de la matrícula.

Son más

De 2020 a 2021 se vivió una gran caída en la matrícula escolar en todos los departamentos, que sumados ascienden a 96,135 alumnos hondureños menos en el sistema.

Y en este 2022, pese a que las nuevas autoridades aseguran grandes esfuerzos, no se ha logrado corregir la tendencia, ya que llevan 3,160 escolares menos, según números preliminares del Sistema Nacional de Información Educativa de Honduras.

" “En este segundo semestre, las
autoridades
deben hacer
que la matrícula suba”.
"

En cifras generales, al menos 99,295 estudiantes dejaron de formar parte del sistema escolar de Honduras desde 2020.Cortés fue el departamento que más estudiantes perdió de 2020 a 2021: 27,340.Y de 2021 a 2022 fue de los que menos estudiantes se salieron del sistema, con 1,406.

En valores porcentuales, hubo una caída de matrícula escolar del 5% de 2020 a 2021, mientras que de 2021 a 2022 es del 0.2%.Olancho fue el departamento que más porcentaje de alumnos perdió de 2020 a 2021: el 8.2%.

El segundo fue Cortés, con el 7.8%.Considerando los 99,295 niños que no siguieron en el sistema educativo desde 2020 a mayo de 2022, el 29% (o tres de cada diez) fueron de Cortés.

Problema natural

Para Maritza Barahona, directora de Currículo y Evaluación de la Secretaría de Educación, las tormentas Eta y Iota provocaron que Cortés registrara de 2020 a 2021 la mayor cantidad de alumnos que no siguieron en el sistema.

“Lo preocupante es que muchas escuelas desaparecieron y muchos padres de familia no envían a sus hijos porque se han improvisado escuelas para continuar con las clases”, consideró.

Según la Secretaría de Educación, el impacto fue por las tormentas Eta y Iota de 2020.

A ese problema se le suma la precariedad económica de los padres de familia, lo que hace imposible que envíen a sus hijos, expuso.

Marlon Brevé, exsecretario de Educación, dijo, por su parte, que si la matrícula no se recupera se convertirá en un problema social.

“Pueden emigrar, ser reclutados por un grupo delictivo o convertirse en parte de la población que ni trabaja ni estudia”, expresó.

Analistas consultados por LA PRENSA Premium consideraron que el Gobierno debe crear un ambiente de oportunidades para mitigar la pobreza que golpea directamente al sistema educativo de Honduras.