26/01/2023
06:13 PM

Más noticias

Congreso Nacional continúa con dos directivas y sin indicios de soluciones

  • 01 febrero 2022 / 14:27 PM /

El cisma legislativo se extiende en el país y siembra la incertidumbre por la gobernabilidad.

Tegucigalpa, Honduras.

La división interna en el Partido Libertad y Refundación (Libre, izquierda), bajo cuya bandera llegó al poder la nueva presidenta de Honduras, Xiomara Castro, continúa y el Parlamento sigue con dos juntas directivas desde el 23 de enero, una de ellas apoyada por la dignataria.

Los intentos de buscar una salida con la mediación del coordinador general de Libre, el expresidente hondureño Manuel Zelaya, esposo de la presidenta del país, han resultado fallidos.

Las directivas paralelas fueron elegidas a pocos días de que asumiera Castro, el 27 de enero, en procesos en los que analistas afirman que hubo vicios de nulidad y que la más afectada es la presidenta Castro, porque necesita del Parlamento para derogar algunas leyes lesivas para los hondureños y aprobar nuevas.

Una de las directivas la preside Jorge Cálix, uno de los 50 diputados que obtuvo Libre en las elecciones del 28 de noviembre pasado, de los 128 que conforman el poder legislativo, y la otra Luis Redondo, del Partido Salvador de Honduras (PSH).

La polémica surgió después de que una veintena de diputados de Libre no estuvieran de acuerdo con que Redondo presidiera el Parlamento, porque su partido, el PSH, solo obtuvo diez diputados en los comicios.

Redondo fue propuesto como candidato para presidir el Parlamento por el presidente del PSH, Salvador Nasralla, en el marco de una alianza de hecho, solamente para el nivel electivo presidencial, que en octubre suscribió con Castro y Libre, para asegurar el triunfo en las votaciones de noviembre de la ahora presidenta hondureña.

Nasralla condicionó la firma de la alianza a que, si ganaba Xiomara Castro la presidencia del país, él escogería al candidato para presidir el Parlamento, lo que aceptaron la ahora presidenta y Manuel Zelaya en representación de Libre.

Se suponía que los 50 diputados de Libre votarían por Redondo y que, con ese número, más 10 del PSH y al menos otros cinco del Partido Liberal, el candidato propuesto por Nasralla sería el titular del Parlamento.

Eso no ocurrió por la veintena de disidentes que surgieron en Libre y eligieron a Jorge Cálix, apoyados por los 44 diputados del saliente y conservador Partido Nacional y otros de oposición.

Castro tildó de “traidores” a los disidentes y el mismo día que Jorge Cálix fue elegido anunció que habían sido expulsados de Libre.

A raíz de la crisis, Xiomara Castro tuvo que jurar el 27 de enero como presidenta de Honduras ante una jueza civil, en vez del titular del Parlamento, como procede en situaciones normales.

COMUNIDAD INTERNACIONAL LLAMA A RESOLVER CRISIS

Hasta ahora no se ven indicios de una pronta solución a la crisis por las posiciones cerradas de las partes, con Jorge Cálix y Luis Redondo aduciendo cada quien ser el presidente del Parlamento.

Los llamamientos de la comunidad internacional para que los políticos hondureños busquen una solución mediante el diálogo no han sido escuchadas hasta ahora.

El sábado, EEUU instó a los políticos a que resuelvan mediante el diálogo el problema que tienen en el Parlamento.

“Estados Unidos insta a las figuras políticas hondureñas a abordar un diálogo pacífico y constitucional para resolver el liderazgo del Congreso hondureño. Todas las partes deben participar pacíficamente y abstenerse de actos de intimidación”, indicó el secretario adjunto de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, Brian A. Nichols, en la red social Twitter.