06/12/2022
06:35 PM

Más noticias

Comparece en audiencia el hondureño Fredy Nájera en EEUU

En mayo de 2020, el exdiputado liberal se declaró culpable de conspirar para importar cocaína hacia Estados Unidos.

Nueva York, Estados Unidos.

A las 7:30 am de este martes comenzó la audiencia de fáctico contra el excongresista hondureño Fredy Nájera en la Corte del Distrito Sur de Nueva York.

La audiencia de fáctico es algo similar a una audiencia de procedimiento abreviado en Honduras y al igual que aquí, la defensa tiene la opción de interponer un recurso de casación en caso de considerar que la sentencia no está apegada a lo que se esperaba.

Se contempla que hoy mismo el juez que conoce la causa pueda determinar si es culpable o inocente de dos de los delitos que se le imputan, pues únicamente reconoció haber participado en el tráfico de drogas; sin embargo, el togado puede tomar todo el tiempo que considere oportuno para dar a conocer la resolución.

Los delitos por los cuales fue señalado por la Fiscalía son: conspirar para traficar droga, uso y portación de ametralladoras y artefactos destructivos para la importación de cocaína y conspiración para usar y portar ametralladoras y artefactos destructivos durante la conspiración para importar cocaína.

El exdiputado, en caso de ser hallado culpable de los delitos antes expuestos, enfrenta una pena mínima de 10 años de cárcel hasta cadena perpetua.

Como parte de la presentación y evacuación de los medios de prueba entre las partes se prevé la declaración como testigo de la Fiscalía, de César Gastelum Serrano, capo mexicano que era la mano derecha del famoso narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán.

Documentos oficiales de la Fiscalía de Estados Unidos evidencian que Gástelum era la mano derecha de Joaquín el Chapo Guzmán Loera en Centroamérica y que tuvo nexos con políticos y capos hondureños.

Relacionada: “Ayudé a varias personas con pistas de aterrizaje clandestinas”: Fredy Nájera

Gástelum, según los documentos judiciales, confirmará que Nájera trabajó con él desde 2008 y 2015 en la coordinación de pistas de aterrizaje y ranchos en Honduras.

Son dos dleitos los que se debatirán en el cierre del juicio contra Fredy Nájera.

Asimismo, señalará que “observó que el acusado confiaba en sus conexiones corruptas con funcionarios militares y encargados de hacer cumplir la ley para asegurarse de que esos envíos no fueran interceptados y usaba un ejército privado para proteger sus cargamentos de drogas”, de acuerdo con documentos de la Fiscalía de Nueva York.

El testigo ratificará que el acusado también traficaba armas, “incluso comprando lanzagranadas propulsadas por cohetes e intentando vender ametralladoras a una organización de narcotraficantes en Venezuela”, señalan los documentos.

Movió masivas cantidades de cocaína

En el mes de mayo de 2020, el diputado hondureño se declaró culpable de conspirar para importar cocaína a Estados Unidos. Fredy Renán Nájera Montoya admitió ante un tribunal de Estados Unidos que usó su poder e influencia como congresista hondureño para facilitar el transporte de masivas cantidades de cocaína de Colombia a Honduras y finalmente a las calles de Estados Unidos.

Nájera, que poseía el acta de congresista desde 2006 y que se entregó a la justicia estadounidense en marzo de 2018, desde al menos 2008 y hasta 2015, abusó de su posición para realizar operaciones de narcotráfico violentas y a gran escala en la misma región que representaba en la Asamblea Legislativa de Colombia.

El legislador fue acusado de ayudar a distribuir más de 30 toneladas de cocaína importadas a Estados Unidos empleando “equipos de seguridad que utilizaron armamento militar, incluidas armas automáticas y lanzagranadas”.

La Fiscalía también aseguró que “Najera mantuvo relaciones criminales con miembros de la Policía y del Ejército hondureño para obtener información y facilitar el tráfico de estupefacientes”.

La Fiscalía relató que el acusado trabajó en 2009 con los traficantes Mejía Duarte y Leonel Rivera Maradiaga, dirigentes de la organización Cachiros, “con el objetivo de contratar a policías de Honduras para asesinar al general Julián Arístides González, que había comenzado a investigar a Nájera, quien pagó 300,000 dólares por la muerte de González”. Entre otros delitos, la Fiscalía también conectó a Nájera con el cartel de Sinaloa de México, así como con el hijo del expresidente hondureño Porfirio Lobo (2010-2014), Fabio Lobo, detenido y condenado por narcotráfico también en Estados Unidos.