01/12/2022
09:58 AM

Más noticias

Comisión dice que en poco tiempo solucionarán crisis en el Bajo Aguán

Un equipo de trabajo se desplazó el sábado al Bajo Aguán para intentar resolver los conflictos de tierra en esta zona.

Tegucigalpa, Honduras.

La comisión gubernamental que busca solucionar la crisis que se vive en el Bajo Aguán señaló que es cuestión de tiempo para solventar el conflicto entre campesinos y empresarios y que también ha dejado víctimas mortales.

Rafael Alegría, subdirector del Instituto Nacional Agrario (INA), expresó que la comisión está buscando mecanismos y métodos de diálogo con las partes involucradas; sin embargo, indicó que además de los campesinos hay un grupo externo de delincuencia común.

Alegría indicó que el Gobierno tratará las dos situaciones por separado. “Nosotros estamos encomendados para una solución al sector agrario, los enfrentamientos entre grupos que no son agrarios los tratará el Ministerio Público y la Policía Nacional”, indicó el subdirector del INA.

Alegría indicó que el grupo de delincuencia puede estar detrás de los robos, la confrontación e inclusive algunos asesinatos.

El funcionario indicó que una de las medidas que están considerando es que se realice un censo de los que están solicitando la tierra, y si los campesinos vendieron sus tierras y ahora las están ocupando intentarán cortar esa cadena.

Alegría expresó que es cuestión de tiempo encontrar la solución y que seguirán en la búsqueda de soluciones pacíficas.

Problemática

Alrededor de 18 grupos de campesinos tienen tomadas unas 24 fincas de palma aceitera en el departamento de Colón desde noviembre.

La semana anterior, centenares de empleados afectados por las invasiones de palma africana se tomaron la carretera CA-13 para exigir al Gobierno que hiciera efectivas las órdenes de desalojo contra los campesinos que tienen tomadas más de 12,000 hectáreas de plantaciones de palma.

El conflicto que se vive en el Bajo Aguán ya ha cobrado la vida de más de 15 personas desde que comenzó. El miércoles pasado, la violencia que se vive en las fincas dejó cuatro personas fallecidas y tres carros incendiados en la finca El Milagro después de un enfrentamiento entre invasores.