Tegucigalpa, Honduras

El Consejo Nacional Electoral (CNE) será el órgano que finalmente decidirá si las nuevas autoridades que surgieron de una asamblea del Partido Salvador de Honduras (PSH), celebrada en Siguatepeque, es legal o no.

Si la entidad le da la razón a los asambleístas, el presentador de televisión Salvador Nasralla ya no será el presidente del Directorio Nacional si no que el excomisionado de policía Henry Osorto Canales, electo el domingo.

Sería una situación casi parecida al Partido Anticorrupción (PAC), que el político perdió para las elecciones de 2017 luego de una crisis interna.

Sin embargo, este caso tiene algunas diferencias en relación con el primero porque mientras en aquella ocasión Nasralla perdió el control total del partido, esta vez será el candidato presidencial.

La confrontación en el PSH tiene su génesis en la lucha por posiciones porque mientras las autoridades del partido quieren celebrar la asamblea hasta el 25 de mayo, para abrirle espacios a los dirigentes que llegarán de otros partidos, los fundadores demandan la integración de las planillas. Por eso promovieron la asamblea el domingo en Siguatepeque.