Tegucigalpa, Honduras.

Debido al incontrolable cobro de la extorsión al sector transporte de parte de maras y bandas criminales, más empresas de esta actividad decidieron parar y darle un tiempo a las autoridades para que anuncien nuevas medidas de seguridad a seguir.

Ayer se conoció que la empresa de transporte Kamaldy que opera en El Progreso, Yoro, suspendió operaciones debido al cobro de extorsión. De la misma manera la empresa Norteños que fue asaltada y extorsionada por hombres armados el pasado miércoles, anunció su cierre temporal mientras las autoridades toman decisiones. La primera en suspender operaciones fue la empresa de transportes Cristina, que cubría el corredor entre Tegucigalpa y La Ceiba en Atlántida desde hace 20 años.

Mediante un comunicado el propietario anunció que el cierre es temporal, pero motoristas aseguraron que es definitivo después de la muerte de uno de sus compañeros presuntamente a manos de una sicaria de la mara 18, que ya guarda prisión.

Por su parte la Fuerza Nacional Antiextrosión (FNA) continúa con sus operativos de rutina y capturas sin reiterarle a la población que denuncien de inmediato si son víctimas de extorsión.

Norma Moreno, portavoz de la institución recordó que uno de los éxitos de la Fuerza es la denuncia que llegan a hacer los ciudadanos a sus instalaciones o mediante los números 2291-0350 en Tegucigalpa; 9482-1268 en La Ceiba; 9641-8480 en El Paraíso; 9574-1341 en San Pedro Sula; 2740-0509 y 8901-5092 en Comayagua; 9681-6346 en Choluteca y 8859-2908 en Olancho.

Hasta el momento el Gobierno no se ha pronunciado.