20/04/2024
01:38 AM

Cardenal pide no tolerar más feminicidios y vencer la violencia

  • 03 febrero 2023 /

El problema de la violencia de género ha permanecido durante décadas en Honduras. Cifras indican que 22 mujeres han muerto violentamente en lo que va de 2023.

TEGUCIGALPA.

El cardenal hondureño, Óscar Andrés Rodríguez, dijo este viernes que la sociedad no puede seguir tolerando más feminicidios en un país donde han muerto de forma violenta más de una veintena de mujeres este año y la impunidad que rodea estos casos sigue siendo muy alta.

“Tiene que brotar el auténtico feminismo, no como una ideología, sino como un fruto del Evangelio, no podemos tolerar que en nuestra Honduras siga el feminicidio”, indicó Rodríguez en la misa que ofició en la Basílica Menor de Suyapa, en la capital hondureña, por la conmemoración del 276 aniversario del hallazgo de la imagen de la virgen.

La reina de El Piligüín revive la fe en el lugar que se hizo catracha

El problema de la violencia de género ha permanecido durante décadas en Honduras, país que registra este año la muerte violenta de al menos 22 mujeres, según activistas y el Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma.

A la misa, que se celebró en el santuario de Suyapa, en el extremo oriental de Tegucigalpa, asistieron la presidenta hondureña, Xiomara Castro, funcionarios del poder Ejecutivo, diputados del Parlamento, magistrados del poder judicial y cientos de católicos de diferentes regiones del país.

La presidenta de Honduras, Xiomara Castro participa en los actos conmemorativos de los 276 aniversario del hallazgo de la Virgen de Suyapa, hoy en Tegucigalpa (Honduras).

El acto religioso fue precedido por una alborada musical que miles de feligreses y artistas nacionales celebraron en el santuario desde anoche hasta la madrugada de hoy.

RESPETAR A LA MUJER

El feminicidio “tenemos que erradicarlo de nuestra Honduras, que tristeza y vergüenza que no aprendamos a respetar la dignidad de cada persona, especialmente la dignidad de la mujer”, enfatizó el cardenal hondureño.

Según cifras de organismos de derechos humanos, alrededor de 300 mujeres murieron de forma violenta en el país centroamericano en 2022 y la mayoría sucedieron en el entorno cercano a la víctima, en el que el principal agresor es un hombre vinculado sentimentalmente con la mujer.

Rodríguez instó a los hondureños a pedir a la virgen de Suyapa que “no sigan más los feminicidios, sino más bien el respeto de unos por otros y el respeto de la madre, la hermana, la esposa, la hija, esa es una enseñanza de la virgen María”.

“Un buen hijo no puede maltratar a la mujer”, subrayó el religioso, quien afirmó que Honduras tiene que “vencer el crimen, la maldad, la muerte”.

Hoy celebramos el Día de la Virgen de Suyapa, patrona de Honduras

La virgen de Suyapa, que tiene conferido el grado de capitana de las Fuerzas Armadas de Honduras, fue hallada, según apuntes históricos, por los campesinos Alejandro Colindres y Lorenzo Martínez el 3 de febrero de 1747, en la aldea El Piligüin.

ENSEÑAR VALORES

La violencia no se vencerá, añadió, “si en la base no está la familia que enseña los valores, la familia que enseña que hay un mandamiento de Dios que dice: no matarás, y esto deben comprenderlo los niños desde pequeños y debemos mantener la Santa ley de Dios”.

Lamentó que en Honduras “se ha llegado a irrespetar la vida de tal manera que ahora se mata cada día por cualquier cosa, no se puede continuar así, no se puede continuar en la indiferencia, cada hijo de Dios tiene una dignidad y nadie puede atropellarla”.

La violencia criminal deja un promedio diario de entre nueve y diez personas muertas en Honduras, sin vivir en guerra, según fuentes oficiales.

“Honduras es una sola, todos los hondureños tenemos dignidad, tenemos que aprender a respetarnos y a amarnos, porque no somos un pueblo de enemigos y, por consiguiente, nunca más el asesinato, la muerte”, señaló.

El cardenal hondureño abogó por “el valor de la vida, la vida desde la concesión hasta la muerte natural” y “nunca recibir la tentación de quitar la vida que comienza o peor todavía la eutanasia”.